in ,

¿Cuál es el mejor estadio del beisbol mexicano?

Estadio de Beisbol Tomateros

Después de casi medio año de espera, la temporada 2019 de la Liga Mexicana de Beisbol ha comenzado. Y con ella, ha llegado un nuevo inquilino: el Estadio Alfredo Harp Helú, la flamante nueva casa de los Diablos Rojos del México. Tras su inauguración, el AHH ha desatado múltiples opiniones encontradas. Pero también ha despertado el eterno debate de cuál es el mejor estadio del beisbol mexicano.

Cabe resaltar que yo no he visitado todos los inmuebles de béisbol mexicano (son tantísimos que creo que nunca acabaría). No obstante, sí he estado en todos los nuevos y modernos. Basado en esta experiencia como aficionado, he armado un pequeño raning dentro de esta categoría para encontrar al mejor estadio del beisbol mexicano.

He buscado el equilibrio entre instalaciones, ambiente, oferta de comida, amenidades, comodidad, tecnología. Pero también un punto muy importante que pocas veces se toma en cuenta: el trato al visitante.

Cabe resaltar que a pesar de que varios de estos parques están avalados por Grandes Ligas, en el contrato inicial de la MLB para traer juegos oficiales a nuestro país se contemplaron solamente ciudades con capacidad aeroportuaria, hotelera, turística y de infraestructura para albergar una enorme cantidad de visitantes. Así que, de momento, y en los primeros años de este contrato, sólo Monterrey, Ciudad de México y quizá, Guadalajara, son candidatas. ¡Una lástima, porque tenemos escenarios impresionantes!

Así que, sin más, comencemos a buscar al mejor estadio del beisbol mexicano.

6. Palacio Sultán

La mención honorífica del ranking es para el estadio de béisbol más grande en México, el Estadio de Beisbol Monterrey. Es también el protagonista de una de las remodelaciones más espectaculares y ambiciosas en los recintos deportivos de este país. Construido a finales de la década de los 80, este inmueble es el único estadio en territorio mexicano que ha albergado series oficiales de Grandes Ligas. 

A pesar de la remodelación, los Sultanes de Monterrey tienen en su fortaleza un estadio viejito. Su antigua estructura ya no le puede competir a las nuevas plazas. Y es que carece de diseño externo, pues es sólo una gran masa de concreto. No cuenta con pasillo interno ya que debes salirte de las gradas para ir a la zona de comida o baños. Y además el recorrido no es libre.

Sin embargo, y a pesar de lo anterior, sus espectaculares pantallas gigantes, las nuevas butacas que colocaron en su totalidad y su zona de jardines lo hacen lucir mejor que nunca. Es un icónico recinto, de tinte clásico, que para las próximas generaciones podría ser un símil en México de Wrigley Field o Fenway Park por su misticismo y diseño clásico. Adelantado a su tiempo, por un par de decádas, el Palacio Sultán fue el mejor estadio del beisbol mexicano.

Yasser Trujillo en el Palacio Sultán

5. Estadio Teodoro Mariscal

Es difícil rankear y evaluar un recinto cuando aún no está terminado completamente. Sin embargo, el Teodoro Mariscal de Mazatlán ya ofrece sus servicios de tiempo completo.

Y es que, aunque en las imágenes tentativas y en las maquetas finales luzca espectacular, nunca se puede dar una opinión bien fundamentada hasta no visitar el inmueble. Es esencial vivir la experiencia y disfrutarlo ya en su totalidad.

Es un parque con 75 por cientode avance, pero ya vivió su primera temporada completa albergando a la fanaticada. Tiene un esplendoroso interior, pero un exterior en obra negra. Seguía lleno de vigas, tierra, tubos y máquinas.

Sin embargo, a pesar de todo, ya se respira un aura de modernidad. Ofrece una experiencia de primer nivel que ya quisieran muchas plazas que están terminadas en su totalidad.

Tiene la pantalla más grande de toda Latinoamérica en resolución 4K. Cuenta también con un amplio pasillo interno de 360 grados donde uno camina sin limitaciones y puede rodear el inmueble a su antojo sin siquiera quitar la mirada del campo de juego. Tiene una zona de comida de unos 35 locales con amplia oferta para todo visitante. Además, bares y restaurantes a la carta con vista al diamante.

Para el acceso cuenta con torniquetes automatizados para ingresar a través de tu boleto físico o en tu celular. Tiene televisores en cada columna, dinámicas familiares en el vestíbulo principal, una enorme tienda con concepto beisbolero, y hasta una barbería a la altura de tercera base.

Se espera que para octubre de 2019 ya esté completamente terminado. Para entonces estará completo con su colorida malla externa, su explanada con fuentes danzantes. Estará también listo su enorme letrero que se perfila para ser icónico, con todo y su pantalla exterior.

Es un inmueble avalado por las Grandes Ligas y que además, está a unos pasos de la playa, del malecón y de la zona dorada. Posee la mejor ubicación, por encima de cualquier otro parque de pelota en este país. En conclusión, un estadio que seguramente al 100 por ciento subirá considerablemente en este ranking.

Odisea en el Estadio en nuevo Teodoro Mariscal de Mazatlán

4. Estadio Alfredo Harp Helú

En un caso similar al de los Venados de Mazatlán. Es un estadio que, una vez terminado, seguramente escalará varios peldaños en esta lista. Sin embargo, de momento aún carece de esos “pequeños grandes detalles” que lo pondrían en un lugar más privilegiado.

Por fin, después de cuatro años de espera, los aficionados a los Diablos Rojos del México por fin tienen un inmueble acorde al tamaño e importancia del equipo más ganador de este país.

Ubicado dentro de un enorme parque conocido como Ciudad Deportiva de la Magdalena Mixhuca, el Harp Helú recién inaugurado en 2019, ya se ha ganado la categoría del estadio más moderno, cómodo y funcional de toda la Ciudad de México. Es un inmueble que cuenta con uno de los diseños exteriores más originales del béisbol mexicano: un enorme techo a manera de trinche que reposa sobre varias pirámides que hacen alusión a la gran Tenochtitlan.

Tiene un enorme pasillo interno de 270 grados. No te permiten el acceso a los jardines a menos que cuentes con boleto para dicha sección. Tiene una espectacular tienda de dos niveles, elevadores y rampas, una zona de comida con amplia oferta para todos los gustos. Ofrece una vista impresionante desde cualquier punto, y hasta un cajero automático existe en el interior.

Es un majestuoso escenario avalado por la MLB y que en 2019 recibirá partidos oficiales de Grandes Ligas.

El museo de la fama aún sigue en construcción. Se espera que sea inaugurado a mediados de 2019. Por otro lado, la instalación de televisores en los pasillos sigue siendo una incógnita. Caminar por el vestíbulo o formarse en las largas filas de comida sin saber qué está pasando en el campo mientras uno escucha a todos corear es frustrante. Se dice que también existirá un restaurante, y que con el tiempo quizá las reglas internas serán más amigables.

De momento el trato al visitante es muy limitante y molesto, algo que contrasta con las amigables reglas que caracterizan a los parques de béisbol. Es un año de prueba muy importante para el Estadio Harp Helú. La encargada de que el bello inmueble trascienda y atraiga a la gente una vez que la moda inaugural desaparezca, es la misma directiva y su visión de cómo tratar al aficionado. Sólo el tiempo dará sentencia.

Yasser Trujillo presenta el Estadio Alfredo Harp Helú

3. Estadio Sonora 

Nunca antes la analogía “cual oasis en un desierto” había sido tan atinada. Y es que a unos 10 minutos de abandonar la ciudad de Hermosillo, a un costado del aeropuerto y ya en territorio desértico, el Estadio Sonora emerge de la arena. Asemeja al “Cráter del Pinacate”, un lugar emblemático ubicado en una reserva ecológica desértica del estado. Esa estructura natural fue retomada y recreada para el espectacular diseño exterior de la casa de los Naranjeros de Hermosillo.

Pionero en la ola de los nuevos estadios de primer nivel en el béisbol mexicano, es el hogar del equipo más ganador de la Liga del Pacífico. El Estadio Sonora fue el experimento inicial para cambiar el paradigma de los parques de pelota en este país. En su momento fue el mejor estadio del beisbol mexicano.

La implementación del pasillo interno con vista al campo para que no te pierdas de la acción si vas al baño o a la zona de comidas fue un concepto completamente innovador de este lado de la frontera. Cabe recordar que los pasillos 360 existen en Estados Unidos desde los años 50.

Las televisiones en cada columna significaron un gran detalle para el aficionado. Su zona de comida fue la más amplia en aquel 2013 que fue inaugurado. Sentó las bases para futuros recintos con sus torniquetes automatizados para ingresar a través de tu boleto físico o en tu celular, y también con la tienda oficial a un lado de la entrada principal.

Tiene una temática particular y emblemática que te recibe al llegar a la zona con un jardín de cactus, arreglos florales, y caminos artificiales que recrean el rojizo y ocre desierto sonorense. Además, presenta varios spots fotográficos y monumentos que celebran a los ídolos de la franquicia.

Los Naranjeros no sólo fueron los primeros en el béisbol mexicano en contar con un estadio de primer mundo acorde a las necesidades del siglo XXI. También han sido el único equipo de esta oleada de nuevos inmuebles en estrenar su resplandeciente hogar con un campeonato.

La guía de Yasser Trujillo para el Estadio Sonora

2. Estadio Yaquis

El contraste que se vive en Territorio Yaqui es digno de mencionarse. Una vez que Ciudad Obregón termina, y el visitante se aleja unos cinco minutos por una pequeña carretera, se erige la casa de los Yaquis. Es un majestuoso escenario rodeado únicamente por el camino de asfalto, tierra y una que otra ranchería. Es la ubicación ideal para evitar las conglomeraciones pero, que a su vez, dista de presumir unos alrededores que inviten al turismo.

Poseedor de un impresionante y original diseño externo de metal, remite inmediatamente al utilizado en el Estadio BBVA, casa de los Rayados de Monterrey. La cubierta de la guarida de la tribu consta de ocho columnas que simbolizan los siete pueblos yaquis de la región y su orgulloso octavo: la Nación Yaqui.

Tiene un pasillo interno de 270 grados, en el que no se permite el acceso a los jardines a menos que cuentes con boleto para dicha sección. Cuenta con una enorme tienda oficial donde uno puede encontrar casi cualquier cosa que imagine sobre el equipo local.

Para accesar, hay torniquetes automatizados para presentar tu boleto físico o en tu celular. Hay televisiones en cada columna, una red Wi-Fi gratuita, y una enorme pantalla con definición 4K. Tiene también una amplia zona de comida que consta de alrededor de 30 locales con oferta variada, dos bares/restaurantes a la carta con vista al campo de juego. Hay también un Salón de la Fama con trofeos y uniformes de leyenda, palcos de lujo y hasta un gimnasio en el segundo piso.

Los de Obregón tienen en su plaza un bello escenario avalado por las Grandes Ligas, recinto en el que pierdan o ganen, la directiva tiene contratado a un grupo musical para después de cada juego. Así que lo que pasó en el terreno siempre se quedará ahí, mientras que el bailongo y la fiesta siempre acompaña a todos lados. Un serio candidato para ser el mejor estadio del beisbol mexicano.

El Estadio Yaquis en Odisea en el Estadio

1. Estadio Tomateros

Ubicado en el corazón de Culiacán, y a unas calles de su centro histórico, se levanta el recinto beisbolero más espectacular de toda Latinoamérica. Es un inmueble con el que no sólo sueña cualquier aficionado a este deporte, sino que incluso presume mejores instalaciones que por lo menos tres parques de las Grandes Ligas, como Oakland, Tampa Bay y el de los White Sox en Chicago. Tiene todos los atributos para ser el mejor estadio del beisbol mexicano.

Pantallas externas y colorido alumbrado LED en su fachada y techo. La iluminación está coordinada al ritmo del equipo de audio. Tiene un pasillo interno de 360 grados con el que no necesitas quitar tus ojos del campo de juego para ir al baño o a la zona de comida o a donde tú quieras.

Tiene televisiones en cada columna, torniquetes automatizados para ingresar a través de tu boleto físico o en tu celular. Cuenta con un interactivo museo de la fama, una cápsula del tiempo, una gigante tienda oficial con un concepto beisbolero. Cuenta con varios stands de memorabilia a lo largo del parque, palcos de lujo, zonas de descanso en sillones libres de uso, spots fotográficos. Tiene también entretenidas dinámicas familiares en todo su interior, detalles alusivos al deporte en barandales, escaleras y paredes; rampas y elevadores, cajero automático.

Tiene una zona de comida que consta de alrededor de 40 locales con oferta variada, bares/restaurantes a la carta con vista al diamante, tres de las pantallas más grandes de toda Latinoamérica en definición 4K.

Y tiene también uno de los mejores equipos de animación del país. Sacan todo el jugo a esta herramienta para entretener a grandes y pequeños durante más de tres horas en un parque avalado e inaugurado de manera personal por el mismísimo comisionado de las Grandes Ligas. Reto a cualquiera a que mencione algún estadio en México con más amenidades.

La directiva de los Tomateros ha entendido el concepto de turismo deportivo y lo han implementado de manera exitosa. Han convertido la visita al estadio en una experiencia única, especial y muy turística. Tienen promociones, como descuentos a estudiantes, oficinistas, bebidas a mitad de precio, mujeres gratis, paquetes familiares, regalos a sus asistentes en días clave o noches de fuegos artificiales. Son el pan de cada serie en territorio Tomatero.

Es una plaza que, aún cuando no hay temporada, abre sus puertas para que puedas disfrutar de sus restaurantes o recorridos a puerta cerrada. “Tu estadio es 360, camina donde quieras ¡Bienvenido!” y “Sube a tomarte la foto donde sea, este es tu estadio”, son dos lemas que el parque presume orgulloso en sus pantallas y anuncios. Y es que con un lugar que promueve el uso de cámaras y libre tránsito recién ingresando, “¡Cómo no sentirse como en casa!”. Para mí, el Estadio Tomateros es el mejor estadio del beisbol mexicano.

Yasser Trujillo, de Odisea en el Estadio, presente en el Estadio Tomateros

Yasser Trujillo

Written by Yasser Trujillo

Yasser visita los estadios deportivos del país reseñando sus instalaciones, oferta de comida, historia y experiencia del aficionado. Lo hace desde su canal de YouTube en Odisea en el Estadio.

Guerreros de Oaxaca

Los más calientes en el inicio de la Liga Mexicana de Beisbol 2019

Chris Sale

Chris Sale y la alarmante crisis del pitcheo de los Red Sox de Boston