in ,

Deion Sanders, el atleta que quiso jugar NFL y Serie Mundial el mismo día

Deion Sanders, con los Bravos de Atlanta
Deion Sanders, con los Bravos de Atlanta

Como estrella de rock, Deion Sanders entró al estadio 15 minutos antes de que se lanzara la primera pelota en el Juego 5 de la Serie de Campeonato de la Liga Nacional entre los Bravos de Atlanta y los Piratas de Pittsburgh.

Era el punto más emocionante de una larga jornada en la que Sanders buscaba ser el primer hombre en la historia en jugar un partido de futbol americano en la NFL y uno de beisbol en las Grandes Ligas el mismo día.

Tarjeta de Deion Sanders, Upper Deck de 1992.
Tarjeta de Deion Sanders, Upper Deck de 1992.

Probablemente, el más mediático jugador de los Falcons en la historia, Deion Sanders era “Prime Time”, un jugador que era un imán para atrapar las miradas que siempre lo buscaban sobre el campo. Excéntrico, bailarín, efusivo.

Era, además, uno de los mejores esquineros de su tiempo, con velocidad de élite y una cobertura pegajosa que siempre estaba encima del receptor. Los Falcons lo habían reclutado en la primera ronda del Draft de 1989 con la quinta selección global. Además, su gran velocidad le permitía ser utilizado para devolver patadas, y hasta como receptor abierto.

Talento para dos deportes profesionales

Aunque los talentos de Sanders eran variados en el futbol americano, no terminaban ahí. Tenía también la calidad suficiente para jugar al beisbol en el más alto nivel, al grado que en ese mismo 1989 fue seleccionado por los Yankees de Nueva York en la ronda 30 del Draft.

En el futbol americano, Sanders era un talento listo para marcar una diferencia desde el primer día. En el beisbol, sin embargo, era un jugador crudo que requería un par de años de desarrollo antes de generar un impacto. Fue por esa razón que los Yankees, rebozantes de un talento joven que formaría una dinastía a partir de mediados de los 90, despidieron a Deion Sanders, quien en 1991 firmó con los Bravos para seguir su carrera en el beisbol.

Ese mismo año, Sanders explotó en la NFL ganándose su primer convocatoria al Pro Bowl, y la ligó con su mejor temporada en las Grandes Ligas en 1992, el único año que bateó por encima de .300, y donde encabezó la Liga Nacional en triples con 16.

Grandes jugadas de Deion Sanders como jugador de beisbol

Deion Sanders no era el primero ni el único atleta en jugar NFL y Grandes Ligas al mismo tiempo. Bo Jackson lo había hecho un año antes, y con auténtico nivel de súper estrella en ambos. 

El sueño de jugar Grandes Ligas y NFL el mismo día

Para 1992, Deion Sanders ya era un estrella de la NFL, pero era apenas un buen jugador en Grandes Ligas. En un equipo viviendo una dinastía como eran los Bravos de los 90, a Deion apenas le alcanzaba para ser un cuarto jardinero, y salir de la banca. Los Braves se dirigían a la postemporada.

El año anterior, los Falcons no le habían permitido a Sanders jugar beisbol con los Bravos en los playoffs, pero para 1992 Sanders renegoció su contrato con los Falcons para quitar esa limitante y quedar disponible para jugar la postemporada con los Braves. Y es que los primeros juegos de la temporada regular en la NFL coincidían con la postemporada de Grandes Ligas, a donde los Bravos eran invitados recurrentes en los 90.

La gran odisea de Deion Sanders

Empezó una noche de sábado. Era un 10 de octubre de 1992. Había estado con los Bravos en Pittsburgh para el Juego 4 de la Serie de Campeonato de la Liga Nacional en que Atlanta le ganó a los Piratas por pizarra de 6 a 4 y donde salió de la banca en el séptimo inning para jugar el jardín, tomó un turno en la caja de bateo, y se llevó un ponche.

Terminó el partido por la noche, y voló a Miami para jugar el domingo con los Falcons que visitaban a los Delfines en la semana 6 de la temporada de la NFL. Llegó al hotel en Miami a las 4 de la mañana para descansar y alistarse para el juego.

El kickoff ante los Delfines se dio a la 1 de la tarde en Miami. Esa tarde, Deion actuó como esquinero, regresó patadas y atrapó un pase como receptor abierto. Terminó exhausto y cojeando, según reportó la prensa.

Pero no había tiempo para el dolor, pues ese mismo día tenía un juego de beisbol al que tenía que llegar. Debía tomar, lo antes posible, un vuelo que lo llevara de Miami a Pittsburgh para estar con los Bravos en un partido que empezaba a las 8:44 de la noche. Era la prisa urgente por jugar NFL y Grandes Ligas el mismo día.

Sin embargo, la salida de Sanders se retrasó. Tras el partido tuvo que pasar por una terapia en la mesa del fisioterapeuta para ayudarlo a recuperarse tras un juego que se realizó bajo temperatura y humedad inclementes.

Al terminar la terapia, su limosina lo condujo a toda velocidad hacia un helicóptero que lo esperaba en los alrededores y que lo trasladaría al aeropuerto para tomar un vuelo privado hacia Pittsburgh, donde lo esperaban los Bravos para el quinto juego de la Serie de Campeonato de la Liga Nacional ante los Piratas.

Justo a tiempo

El tiempo del vuelo fue un descanso valioso de casi dos horas y media para Deion que vivía una jornada larguísima. Prime Time llegó al Three Rivers Stadium, casa de los Pirates, apenas 15 minutos antes de que se diera el pitcheo inicial. Había tenido suerte de que la lluvia impidió la acostumbrada práctica de bateo de ambos equipos previa al partido.

“Esto es el tipo de cosas con las que los niños sueñan”, diría Deion en entrevista. “Por la mañana son Michael Jordan en la duela, y por la tarde, son Deion Sanders en el emparrillado. Creo que sigo siendo un niño”.

Comercial de Deion Sanders para Nike

Sanders entró al vestidor de los Bravos, se uniformó, y salió a la banca, a esperar el llamado para tomar aunque fuera un turno al bat, y hacer historia. Jugar el mismo día un juego de NFL y de Grandes Ligas. Pero la espera fue eterna. El llamado nunca llegó. Deion Sanders se quedó en la banca.

A pesar de que sus compañeros, tanto de los Bravos como de los Falcons, lo apoyaban públicamente en el intento por cumplir la hazaña, eran los dirigentes de los Braves quienes no estaban del todo contentos. El gerente general de los Braves expresó su molestia porque Sanders le había prometido que durante la postemporada de las Grandes Ligas se olvidaría de los Falcons.

La trama de Nike

Pero había toda una trama detrás. Deion Sanders estaba bajo contrato con Nike, y al parecer, la compañía había absorbido todos los gastos de los traslados de Deion para que lograra la hazaña y diera el gran golpe mercadológico.

Los Braves de Atlanta no lo permitieron. Y frustraron la historia.


Así fue el maratónico día de Deion Sanders

12:18 A.M, Pittsburgh:

Sanders aborda una limosina afuera del Three Rivers Stadium luego de jugar dos innings en el jardín izquierdo y poncharse en su único turno al bat en el triunfo 6 a 4 de los Braves sobre Pittsburgh en el Juego 4 de la Serie de Campeonato de la Liga Nacional.

12:58 A.M. West Mifflin, Pennsylvania:

Sanders aborda el vuelo privado Canadair CL601 en el aeropuerto del condado de Allegheny para un vuelo de dos horas y 20 minutos a Fort Lauderdale, Florida.

3:52 A.M. Dania, Florida:

Sanders llega en limosina al hotel de los Falcons.

12:14 P.M., Miami:

Sanders sale por el túnel del Joe Robbie Stadium con su uniforme de los Falcons para calentar rumbo al juego de la 1 P.M frente a los Dolphins.

1:35 P.M:

Le marcan una interferencia de pase de 47 yardas en cobertura de Mark Duper de los Dolphins

1.48 P.M:

Entra al juego como receptor y atrapa un pase de 9 yardas de Chris Miller

4:06 P.M:

Sale del campo en el Joe Robbie Stadium luego de la derrota de los Falcons 21 a 17 frente a los Dolphins

4:25 P.M:

Sale de la regadera y se dirige a la mesa del masajista, donde se le revisa la presión arterial y recibe glucosa vía intravenosa para atender la deshidratación

4:48 P.M:

Sale del cuarto de masaje rumbo al estacionamiento de los jugadores donde lo espera una limosina

4:55 P.M:

La limosina deja el estadio rumbo a un helipuerto, donde un helicóptero lo espera para llevarlo al aeropuerto Opa-locka, y abordar un vuelo rumbo a Pittsburgh.

5:19 P.M:

El avión despega rumbo a Pittsburgh

7:45 P.M, West Mifflin, Pennsylvania:

El avión aterriza en el aierpuerto del condado de Allegheny. Sanders aborda un helicóptero que lo llevará a los alrededores del Three Rivers Stadium

8:01 P.M, Pittsburgh, Pennsylvania:

El helicóptero aterriza en el helipuerto del edificio del Canal 11 en el centro de la ciudad. Sanders baja por las escaleras a una limosina que ya lo espera.

8:26 P.M:

Sanders ingresa por un acceso lateral al Thrre Rivers Stadium

8:43 P.M:

Primer pitcheo del Juego 5 de la Serie de Campeonato de la Liga Nacional. Sanders no juega.

César González Gómez

Written by César González Gómez

Fundador y Director Editorial de CUARTO BAT. Investigador de los orígenes del beisbol en México.

Luis Urías

Luis Urías sería moneda de cambio de los Padres para conseguir a J.T. Realmuto

Tom Brady

¿Qué tan bueno era Tom Brady en beisbol? “Pudo ser el mejor catcher de la historia”, dicen los Expos