Connect with us

A Fondo

El debut como titular y la sequía: El Flamingo Bojórquez ante el doble reto como mánager de los Diablos

Published

on

Víctor "Flamingo" Bojórquez (Foto: Diablos Rojos del México)

Víctor Bojórquez, el Flamingo, enfrenta su primera experiencia completa como manager en el equipo grande de los Diablos Rojos del México, luego de llevar un proceso como timonel en las ligas de desarrollo del propio equipo escarlata y de un interinato en el equipo grande.

Y lo hace, mientras el México busca superar una de las más serias crisis de años recientes como organización, tanto en lo deportivo como a nivel administración. Para competir en las condiciones actuales de la Liga Mexicana, sin límites de jugadores mexicoamericanos y con siete extranjeros por equipo, el México ha tenido que recular en su política de jugar con puros nacidos en México. Y al abrirse, se ha armado contratando una de las más interesantes bases de importados en todo el circuito.

“Podemos jactarnos, ahora sí, de que Diablos va a ser uno de los equipos a vencer”, asegura el Flamingo a CUARTO BAT. “Tenemos una base de mexicanos bastante buena, tanto en el pitcheo como en el bateo. Y tenemos extranjeros de lujo, de mucha calidad, y será muy importante el trabajo que ellos realicen para las aspiraciones de nosotros. Primero que nada, pasar a playoffs, y luego buscar el campeonato”.

No es lo mismo dirigir peloteros jóvenes, que controlar un vestidor con jugadores veteranos, estelares y con mucho diamante recorrido, incluso a nivel Grandes Ligas. Al preguntarle al Flamingo Bojórquez sobre las tres características que él buscará transmitir como mánager al grupo de jugadores, Víctor deja claro cuáles son las prioridades en su estilo de liderazgo:

1. Amigo

2. Hermano

3. Líder

“Me gusta mucho ver que haya armonía en el equipo, me gusta ver a los muchachos como hermanos”, agrega Bojórquez. “Yo me enfoco mucho en eso. Yo quiero ser uno más entre ellos; no quiero que me vean a mí como un mánager, con respeto excesivo. Quiero que me vean como un amigo, como un compañero más. Creo que con los jóvenes lo he logrado, nos hemos sentido muy cómodos jugando juntos, con mucha armonía. Y esa es una de las cosas que voy a buscar con los muchachos del equipo grande: el tratar de estar en armonía, de tener mucha comunicación. Eso va a ser primordial para que nosotros podamos llegar lejos”.



Los Diablos Rojos presumen al exligamayorista y miembro del Juego de Estrellas de Grandes Ligas en 2014, Alexei Ramírez, a su contratación más notable. Suma además al MVP de la liga de Puerto Rico, David Vidal, y al campeón de bateo de la liga venezolana, Henry Urrutia. Regresa, además, Luis Alfonso “Cochito” Cruz, procedente de Japón. Una de las principales características de las nuevas caras de los Diablos, es que la mayoría de ellos pueden jugar tres o más posiciones. Será un auténtico crucigrama que Víctor Bojórquez tendrá que descifrar para formar el mejor infield posible.

“Sí me he puesto a pensar en resolverlo, pero tenemos un bendito problema”, acepta el Flamingo con una sonrisa. “Voy a tener que estar jugando mucho con el lineup para tener a todo mundo en movimiento. Tenemos la fortuna de contar con Alexei, por ejemplo, que quizás te puede jugar todas las posiciones, con excepción de catcher; tenemos a Vidal, que la única posición que no domina es el shortstop, de ahí en fuera, juega todas las posiciones, incluído el catcher; Urrutia te puede jugar primera base y outfield; a Corporan lo vamos a tener en la receptoría, y es un catcher de mucha experiencia en Grandes Ligas. Carlitos Figueroa nos juega la mayoría de las posiciones, el Cochito Cruz también. El Haper Gamboa también me puede jugar todo el infield, e incluso, en la Liga Mexicana del Pacífico estuvo jugando los jardines en algunos juegos. No tengo problema ahí, porque puedo jugar con el lineup y puedo jugar con las posiciones, pues todos son muy versátiles. A mí, en lo personal, me facilita mucho el trabajo”.

Y es precisamente Carlos Corporan, quien llega para cubrir una de las principales falencias de los escarlatas el año pasado: la receptoría. El boricua llega con el currículum de haber catcheado más de 200 juegos en Grandes Ligas, y con la reputación de ser un buen gestor de lanzadores. Pero, al final, es un receptor debutante, que no conoce a sus lanzadores ni a los bateadores rivales. Sin embargo, el Flamingo se anticipa a esto y ya tiene un plan para poner listo a Corporan lo antes posible.

“Vamos a tener la experiencia como coach de Héctor Estrada, que catcheó muchos años”, asegura Bojórquez. “De igual manera, nosotros sabemos que el beisbol es de números. La mayoría de nosotros conocemos a los bateadores contrarios y sabemos cómo podemos enfrentarlos y más que nada, la experiencia que tienen muchachos como Carlos Corporan les ayuda a descifrar muy rápidamente cómo pueden enfrentar a un bateador, de un pitcheo a otro saben cómo pueden entrarle en el siguiente pitcheo. Entonces, creo que ese factor no será mucho problema”.



Los Diablos Rojos se declaran listos, y se marchan a Oaxaca esta semana para iniciar su preparación rumbo a la temporada 2018.

“Estoy ansioso por empezar ya la pretemporada, por prepararnos bien”, reflexiona el Flamingo. “Tenemos un gran equipo. Me siento muy a gusto, muy cómodo. La mayoría de los muchachos que están aquí, excepto los extranjeros, ya me ha tocado trabajar con ellos. Tenemos muy buena química, muy buena armonía. Con algunos, todavía me tocó jugar con ellos. Me tocó estar compartiendo el dogout con ellos como jugador y me siento muy feliz por regresar”.

El reto no es menor: Víctor Bojórquez tiene la encomienda de devolverle el protagonismo a los Diablos Rojos del México, que con el armado que han hecho de su equipo serán uno de los grandes candidatos. Y más jugando en la Zona Sur, donde en el papel y en el roster, parecen llevar la ventaja sobre los Leones de Yucatán en el pelotón sureño.

A Fondo

El primer jonrón de Héctor Espino en Liga Mexicana

Published

on

Héctor Espino

En un día como hoy, 18 de abril, Héctor Espino, el famoso Supermán de Chihuahua conectaba el primer jonrón de su ilustre carrera en la Liga Mexicana de Beisbol.

El integrante de los Sultanes de Monterrey jugaba su primera temporada en la liga de verano, haciendo una formidable pareja ofensiva al lado de Alonso Perry.

Novato del Año

Espino llegó tumbando caña, ya que al terminar la temporada obtuvo el reconocimiento de Novato del Año, habiendo terminado en la cumbre de carreras impulsadas (105), empatado con Perry, ayudando a su equipo en la conquista del campeonato.

Era su tercera temporada en el beisbol profesional, ya que había jugado dos temporadas con los Naranjeros de Hermosillo en la Liga Invernal y dos con los Tuneros de San Luis, equipo sucursal de la escuadra regiomontana que participaba en la Liga Central.

Su primer título

El sólido cañonero había hecho tronar su bat en ambos circuitos. En 1960 desforró 20 esféricas con los Tuneros y en la liga invernal conectó 10 jonrones para adjudicarse su primer título de cuadrangulares en esa fuerte pelota.

Héctor Espino

Héctor Espino

Un año más tarde tuvo algunos problemas durante su estancia con los Tuneros, finalizando con solo ocho voladas de barda, mientras que en la costa bateó 11, siendo superado por los12 de Saúl Villegas, quien vestía la franela de los Rieleros de Empalme.

Todo un sultán

Ahora portaba el jersey de los Sultanes de Monterrey, equipo que comenzó la temporada jugando de visitante.

Su primera parada fue contra los Tigres capitalinos en el ahora desaparecido parque del Seguro Social, donde en el primer juego, celebrado el 14 de abril, Espino disparó el primer imparable de su carrera. Este fue un rodado por encima de la segunda base en contra de Blas Arredondo.

Comenzaba así la carrera triunfal del singular beisbolista que más tarde se adueñaría de la mayoría de récords ofensivos de las dos ligas más importantes de México.

Héctor Espino

Héctor Espino

El primer jonrón

Unos días más tarde, concretamente, el 18 de abril de 1962, Héctor Espino conectaba su primer jonrón en contra de los Petroleros de Poza Rica, ante un disparo del veracruzano Román Ramos.

La bola salió disparada de su tolete y desde el momento en que se escuchó el fuerte sonido del bat, los espectadores, sus compañeros y los integrantes del equipo veracruzano sabían que la esférica iba fuera del parque.

Los asistentes al parque Jaime J. Merino fueron testigos del primer cuadrangular de Héctor Espino, sin imaginar que éste iba a batear otros 452 a lo largo de su carrera para ser el líder de todos los tiempos, liderato que al final le fue arrebatado por Nelson Barrera y sus 455 jonrones.

Continue Reading

A Fondo

Los Acereros de Monclova y la ansiosa espera de un título

Published

on

Acereros de Monclova

En los últimos días hemos sido testigos de la polémica generada por los cambios efectuados entre los Acereros de Monclova y Pericos de Puebla, ambos equipos propiedad de Gerardo Benavides.

La multipropiedad es, sin duda, uno de los temas más importantes en la agenda de la Liga Mexicana de Béisbol y es motivo de un análisis a profundidad, pero hoy queremos hablar de la situación directa de estos cambios: el esfuerzo de la directiva monclovense por hacer campeones a la llamada “Furia Azul”.

Leíamos un mensaje en redes sociales de Gloria Benavides, hija del propietario de los Acereros, en el que cita: “Mi papá no duerme… porque lleva en su espalda cargando el sueño de miles de personas de la ciudad que lo vió nacer, aunque aun esa gente lo critique también; sino fuese con ese fin, jamás hubiese comprado el equipo”.

Estas declaraciones hay que tenerlas presentes, pues reflejan ese objetivo del dueño de los Acereros de Monclova para que llegue el ansiado primer título, ya que aún cuando podemos considerar que ingresó a la Liga Mexicana en 1971, aún no ha podido saborear las mieles del campeonato.

El primer antecedente de estos Acereros fueron los Piratas de Sabinas, y posteriormente llegaron los Mineros de Coahuila; finalmente, a partir de la década de los 80, ocupan el mote que les conocemos y por supuesto el nombre de la ciudad de la cual el 19 de marzo de 1811, los héroes insurgentes Miguel Hidalgo e Ignacio Allende salieron presos rumbo a Chihuahua para encontrar su destino final en el patíbulo.

En este lapso de 47 años, han existido temporadas en que los Acereros han estado cerca de la gloria total y a continuación vamos a recordar aquellas en las que mayor oportunidad tuvieron de hacerlo.



1. El subcampeonato de 1998

Temporada que se jugó a dos vueltas y con tres zonas: Norte, Centro y Sur.

En el standing general para los playoffs, Monclova, dirigido por el inmortal del béisbol mexicano, Don Aurelio Rodríguez Ituarte quedó en terer lugar, debajo de Diablos Rojos del México y Sultanes de Monterrey. Le tocó enfrentar en primera ronda de postemporada a los extintos Langosteros de Cancún, a quienes despacharon en seis juegos para llegar a la semifinal en contra de los Tigres Capitalinos.

Ante los felinos, que eran los campeones vigentes del circuito, vivieron una serie trepidante y al final se quedaron con la victoria en siete dramáticos juegos, derrotando a domicilio a los de bengala en el desafío decisivo, que se realizó en el siempre añorado Parque Deportivo del Seguro Social.

Así, los Acereros llegaron a su primera Serie Final, con un roster de peloteros en el que se destacaban Jesús “Chito” Ríos, Darrel Sherman, Ricardo Sáenz, Boi Rodríguez, Julio César Valerio, Felipe Murillo, Francisco Montaño, enfrentando al equipo que fue la cenicienta de esa temporada, los Guerreros de Oaxaca, quienes previamente habían despachado a los Diablos Rojos y a los Sultanes. Dirigidos por otro inmortal de la pelota, Nelson Barrera, Guerreros reafirmó su paso ganador y en sólo cuatro juegos conquistó aquella serie para llevarse el que hasta hoy es su único título y dejar a Monclova en la larga espera por el título.

2. La segunda Serie Final en 2015

Posicionados como una de las plazas con mayor número de aficionados en el parque de pelota, hace tres años los Acereros vivieron otra de esas temporadas en que parecía que podían lograr el anhelado título.

Después de una primera ronda histórica donde las cuatro series de eliminación de la Liga se fueron al máximo de siete juegos, en la Zona Norte, los Toros de Tijuana dieron cuenta de los súper líderes de la temporada, Diablos Rojos del México, mientras que los Acereros despacharon a los Saraperos de Saltillo.

La final del Norte, entre los Acereros y los Toros, concluyó en el Estadio Monclova, el “Horno más Grande de México”. Ahí, el séptimo juego fue un duelazo de pitcheo entre Anthony Capra y Walter Silva que finalizó 2 a 1 en favor del equipo coahuilense, que tuvo que contar con un trabajo de relevo de su pitcher estelar Josh Lowey.

Llegaron así a su segunda serie final, enfrentando a un rival conocido, los Tigres, aunque ahora en Quintana Roo. Se vislumbraba una batalla difícil, larga, pero quizá afectados por el esfuerzo efectuado para derrotar a los Toros, sobre todo en lo que refiere al pitcheo, los Acereros no pudieron oponer mucha resistencia ante el monarca de sur, que en sólo cinco juegos conquistó su título número 12.

Capra, Lowey y José Pablo Oyervidez, en las aperturas, así como Juan Noriega, el entonces muy joven Raúl Barrón y Matt Nevárez en el bullpen eran los brazos de confianza del mánager Homar Rojas en los Acereros, que eran apoyados a la ofensiva por un line up en donde se encontraban obuseros del calibre de Olmo Rosario, José Julio Ruíz, Brett Harper y José “Chapo” Amador, que dieron muchas satisfacciones a la afición monclovense, aunque quedándose a un paso nuevamente de ese título tan anhelado.



3. 2008: Súper líderes, pero cayeron en la final norteña

En este año Monclova conquistó el súper liderato de toda la liga en ganados y perdidos durante el rol regular. Su mánager fue Juan Francisco “Chico” Rodríguez, que tuvo como sus brazos estelares al dominicano Nerio Rodríguez (17 triunfos) Jasiel Acosta, Alfredo García y el veterano Raúl “Pato” Rodríguez, en tanto que para cerrar los juegos depositaba su confianza en Jeremy Hill que tuvo 23 salvamentos de las 69 victorias azules.

A la ofensiva, la afición que acudió al “Horno más Grande de México”, disfrutó de las actuaciones de Donzell McDonald, Leobardo Arauz, Jesse Gutiérrez (líder del equipo en HR con 13 y de carreras empujadas con 81), Saúl Soto, Domingo Castro, Pedro Díaz, y el abogado Héctor Garanzuay, en un lineup muy explosivo con el que se apoyaron para derrotar en el primer playoff a los Dorados de Chihuahua en el máximo de siete juegos.

La emoción era grande y se presentían buenas cosas, pero la final del norte ante Sultanes de Monterrey fue decepcionante: los fantasmas grises barrieron a los Acereros en sólo cuatro juegos para terminar así el año azul, nuevamente sin poder llegar a la meta establecida.

4. El poderío ofensivo 1986 pero cayendo en la Final del Norte

Su manager fue Alfredo “Yaqui” Ríos, quien dirigió a un equipo lleno de dinamita, que conectó 203 cuadrangulares para imponer récord del circuito en esos momentos, en aquella temporada donde la explosividad ofensiva de la liga se distinguió por la pelota Comando. A base de batazos lograron quedar en primer lugar del norte, para pasar a playoffs, donde derrotaron a los Tecolotes de los Dos Laredos en seis juegos, pero luego en la final de Zona Norte, los Sultanes de Monterrey echaron por tierra los sueños de título, en una serie que llegó al máximo de desafíos.

Manuel Bobadilla, Leonardo Valenzuela, Joel Serna, Al Greene, Baltazar Valdez, Alfonso Rosario, a la ofensiva y Florentino Vázquez, Ubaldo Heredia, Armando Pruneda, así como el veterano Ramón Guzmán en la loma de las responsabilidades, fueron parte de la plantilla histórica, que si bien no pudo concretar el objetivo final, sí puso a volar muchas pelotas y dio a los Acereros la mejor temporada de aquella década de los 80.



5. A un paso de la Serie Final en 2001

Nuevamente temporada de tres zonas y que se jugó a dos vueltas. Calificaron como séptimos del standing general, enfrentando en el primer playoff a los Broncos de Reynosa. La escuadra azul era dirigida por Bernie Tatis y en seis juegos derrotaron al equipo tamaulipeco, para llegar a la semifinal de la Liga.

El título aparecía como una posibilidad real, pero se enfrentaron a los Diablos Rojos del México, que ratificaron su posición de segundo mejor récord en la Liga en el rol regular, eliminando a los azules en seis desafíos, en la última instancia antes de la Serie Final.

Esa novena mantenía la base del subcampeonato del 98 con Darrel Sherman, Ricardo Sáenz, Boi Rodríguez, a quienes se sumaron los bates de Mauricio Zazueta, Adán Muñoz y Rudy Pemberton. En tanto que en el pitcheo Juan Manuel Palafox, Lino Rivera, Emil Kamar y Alejandro Romero encabezaron el staff de abridores, que era apoyado en los relevos por brazos como José Isabel Ceseña (primer egresado de la extinta Academia de Pastejé en llegar a Grandes Ligas), Julio Valerio, Felipe Murillo y Eric Newman, que si bien dieron pelea, no pudieron pasar de esa instancia de semifinal, aunque daban esperanzas de que en el nuevo siglo la historia de Monclova sería distinta.

Han sido en total 20 las ocasiones que los Acereros de Monclova (una ocasión como Mineros de Coahuila, en 1976) han estado en playoffs, y bajo la dirección de Gerardo Benavides desde el año pasado, es que esperan encontrar ese pote de oro al final del arcoíris, que les permita estar en la cima de los 16 equipos de LMB, un objetivo que para la fiel afición de la “Furia Azul” sería como un premio a su fidelidad con su equipo, aunque también es cierto que las formas en que se han reforzado no son precisamente las más recomendables para el circuito veraniego, porque se pueden interpretar como un golpe a la transparencia y competitividad de la liga, al amparo de la multipropiedad.

Por lo pronto, la mejor noticia para todos, es que ya no se realizarán más movimientos con Pericos de Puebla y ya tendremos oportunidad de ver en ese sentido si con los ajustes que se han hecho, pueden lograr al fin fundir en su horno a los rivales y forjar el primer título de la franquicia.

Continue Reading

A Fondo

El impacto de los extranjeros en los Diablos Rojos del México

Published

on

Jean Machi

Uno de los temas de mayor seguimiento en Liga Mexicana, desde el béisbol de estufa invernal, es la reapertura para la contratación de extranjeros en los Diablos Rojos del México, quienes luego de que en 2017 únicamente utilizaron peloteros nacidos en México, replantearon su proyecto y fortalecieron su roster con la incorporación de siete jugadores foráneos: cuatro a la ofensiva y tres lanzadores para el bullpen.

Al pasar la cuarta parte del rol regular de esta temporada de “Primavera”, ¿cómo han impactado los refuerzos importados del México al desempeño del equipo? ¿Realmente han sido el factor que se esperaba? A continuación presentamos un breve comentario sobre la actuación de cada uno y su aportación a este inicio rojo.



1. David Vidal. El puertorriqueño llegó con el cartel de haber resultado el jugador más valioso de la Serie del Caribe 2017 y tuvo una primera serie espectacular, posicionándose desde ese momento con Diablos Rojos como co-líder de carreras producidas (16) y cuadrangulares (3), empatado en ambos renglones con Henry Urrutia. A la defensiva ha jugado el jardín derecho, la primera base y la intermedia, con actuaciones en general aceptables, lo que permite a Víctor Bojórquez la posibilidad de tenerlo como el utility del equipo para aprovechar su bat prácticamente todos los días

Ha sido factor para la victoria en varios juegos, por ejemplo ante los Saraperos de Saltillo, cuando en la novena entrada cortó ya prácticamente fuera del infield una rola y realizó un tiro perfecto a home evitando la carrera que daría la ventaja a los coahuilenses, posteriormente en la parte baja de ese inning decisivo conectó doblete que se tradujo en la carrera de la victoria.

2. Henry Urrutia. Jugador cubano que lo mismo se desempeña en el jardín izquierdo que en la primera base. Inició muy lento, ya que, dicho por él mismo, no conocía el circuito, pero poco a poco ha encontrado literalmente la cuadratura al círculo blanco de 108 costuras y ya se ubica como el sexto mejor bateador de la Liga, con un grueso .417 y ha sido el responsable de que 16 escarlatas crucen la goma con carrera, gracias a algún batazo suyo.

Urrutia es un pelotero veterano que no se desespera a las primeras de cambio y esa tranquilidad la ha estado transmitiendo tanto a sus compañeros como a la tribuna. En esta última serie contra los Toros de Tijuana los aficionados comenzaron a percibirlo, cuando Henry dio la voz de ataque para que el México superara desventajas amplias, algo que el año anterior no se presentó con la regularidad que se requería, sobre todo por la falta de bateo de poder.

3. Carlos Corporan. También de Puerto Rico, es un receptor con experiencia de Grandes Ligas, que fue traído principalmente para las labores detrás del plato. Sus números ofensivos no eran precisamente los de un slugger, sin embargo Carlos ha tenido un buen inicio en cuanto a sus contactos a la ofensiva y presenta un respetable .324 de porcentaje de bateo y 10 carreras producidas.

A la defensiva se ha notado su trabajo y el trabajo en equipo con Ricardo Valenzuela, ya que de 17 intentos de robo que han efectuado los rivales del México, en 8 han sido atrapados, para un porcentaje del 47%, que es alto en comparación con la efectividad en la liga en este aspecto (31%) pero no solo eso, también se percibe la mejora en el pitcheo escarlata que incluso ha aumentado el número de pitcheos a la tierra cuando tienen al bateador en 2 strikes, eso, entre otras cosas, han derivado en un promedio de 8.8 ponches por juego, en comparación con el 6.11 de 2017.

Mención aparte es el liderazgo que Carlos muestra en dugout, pues es el jugador pimentoso que está siempre metido en el juego, que felicita alguna buena acción de sus compañeros, que “jala” a los lanzadores cuando se están saliendo de concentración, en fin, esas acciones que a veces no se perciben pero que son muy importantes en cualquier equipo de trabajo, no solo en el beis, sino en la vida misma.



4. Alexei Ramírez. Fue la contratación más rimbombante del México y quizás de toda la liga. Ha batallado un poco a la defensiva, sobre todo en el shortstop, que es la posición que dominó durante su paso por Ligas Mayores, aunque también ha estado cubriendo la inicial, donde se ha visto bien a secas, sin embargo, a pesar de que actualmente muestra un .328 de porcentaje, sólo ha podido empujar 9 carreras, lo que por su posición en el lineup es bajo.

En particular punto de vista, Alexei se ha visto mejor abriendo entradas, quizá por el tipo de lanzamientos que está viendo y claro, un factor puede ser el acoplamiento al pitcheo de Liga Mexicana, que no siempre resulta tan rápido.

5. Jean Machi. Un retorno en la novena roja fue este venezolano, que luego de estar con el México en 2011 se fue a la gran carpa durante varios años. Inició la temporada como preparador y sus actuaciones herméticas hicieron que el Flamingo Bojórquez le diera la responsabilidad de cerrar los juegos a partir de la serie contra Tijuana, donde se anotó sus primeros 2 rescates.

Si bien el rol de cerrador parecía cubierto en el México con Nat Santiago (25 salvados en 2017), el hecho de que uno de los extranjeros, en este caso Machi, ocupe ese sitio permite que el de Atlixco ayude a su novena en otras entradas e incluso con trabajos más largos, favoreciendo así el plan de pitcheo de su manager: 5 o 6 innings del abridor y luego los relevos de especialidad, lo que da también profundidad al bullpen, así como la posibilidad de que puedan descansar, a fin de no llegar con el brazo más exprimido que un limón junto un sabroso consomé, al final de la temporada.

6. Miguel Mejía. El tercer puertorriqueño en el roster, también relevista, no tuvo la mejor de las suertes en la posición de bajar la cortina. En sus actuaciones tuvo 2 salvamentos desperdiciados, ante Oaxaca y Saltillo. Por ello su rol en estos momentos con los Diablos Rojos, es el de preparar el camino a Machi, relevando en la octava entrada.

Así se le vio más cómodo ante Tijuana y un solo pitcheo le bastó para sofocar amenaza de los Toros y en el tercer juego de la misma serie tuvo algunos problemas al inicio de su labor en la “Antesala del Infierno”, como nombrara el maestro Óscar “Rápido” Esquivel a la octava entrada, pero terminó por dominar a cuarto, quinto y sexto bates fronterizos para evitar lo que parecía el acabose del equipo de la capital, ya que con una rayita de ventaja, estaban emboscados con corredores en primera y segunda, sin outs.

Habrá que esperar las próximas actuaciones de Mejía, ya en su nueva responsabilidad y ver así que tanto puede ayudar a ese plan de pitcheo comentado líneas arriba.



7. Atahualpa Severino. Era el relevo zurdo, no sólo situacional, sino también para hacer el juego “chiquito” con los relevos de un inning, pero anduvo poco fino. En sus 8 actuaciones no pudo retirar un solo inning en riguroso orden. Su última actuación fue una base por bolas a Dustin Martin, donde no pasó strikes. Esa transferencia se convirtió en el empate de Tijuana posteriormente.

Severino fue dado de baja, y su lugar en el roster es ocupado por Arismendy Alcántara, infielder dominicano con experiencia de Grandes Ligas también. Un movimiento que responde sobre todo a las lesiones que están aquejando al cuadro rojo, apenas acaba de reaparecer Luis Alfonso Cruz, aunque sólo como bateador designado y Juan Carlos Gamboa lleva una semana en el hule, lo que disminuye esa profundidad del roster que se veía al inicio de campaña.

Por ello, es importante también destacar que con la posibilidad de contratar jugadores extranjeros, el margen de maniobra para la directiva del México en cuanto a cubrir huecos es más amplio, a diferencia de 2017, donde el mercado era por naturaleza contraído y con poca posibilidad de negociar, ya que parte de los otros equipos no muestran interés por los peloteros mexicanos jóvenes en desarrollo, de cantera, sino que han preferido contar con rosters hechos “a base de cartera” con jugadores veteranos o foráneos.

Pero eso es historia pasada. Por lo pronto en este año, con el trabajo de equipo entre extranjeros y la base nacional, los Diablos Rojos se ubican en el segundo lugar de la zona sur, con récord de 11 ganados y 5 perdidos, empatado con los Pericos de Puebla y Tigres de Quintana Roo y a 1 juego de distancia de los líderes Leones de Yucatán. Están en zona de calificación, un lugar que es más que anhelado y esperado por su directiva y afición, sobre todo luego de dos años sin calificar, que si bien no disminuyen el protagonismo del México, si vuelve imperativo el objetivo de regresar a ese sitio en el que acostumbran estar, como protagonistas y animadores de la postemporada.



Continue Reading

A Fondo

Juego de locura en Durango: Generales le endilga 24 rayitas a los Leones

Published

on

¿Qué puede pasar en un juego en el que se anotan 31 carreras de manera conjunta? Evidentemente muchísimas cosas, como por ejemplo tener un partido de larga duración, con una gran cantidad de detalles a analizar. Estas son algunas de las cosas que acontecieron en  la presentación de los Generales de Durango en el Estadio Francisco Villa al vencer 24-7 a los Leones de Yucatán.

Aunque parezca obvio, ya hemos tenido juegos en esta primera de dos temporadas de 2018 en la Liga Mexicana de Beisbol con pizarras abultadas, como el 14-10 de los propios Generales sobre Rieleros el 23 de marzo, el 17-3 de Oaxaca sobre León el 25 de marzo, o el 16-11 de Bravos sobre Pericos el 30 de marzo, pero nada como lo de este martes.

 

El lanzador brasileño de los Generales de Durango, Tiago Da Silva, hace un lanzamiento el 3 de abril de 2018 ante los Leones de Yucatán en el Estadio Francisco Villa.

El lanzador brasileño de los Generales de Durango, Tiago Da Silva, hace un lanzamiento el 3 de abril de 2018 ante los Leones de Yucatán en el Estadio Francisco Villa.

 

Lo brillante

 Jonathan del Campo, tuvo una noche histórica en lo personal, al batear para el ciclo: sencillo, doblete, triple y cuadrangular. Abrió con palo de cuatro esquinas en el segundo inning, siguió con doblete y sencillo en la sexta entrada, en la que bateó dos veces, y cerró con el batazo más difícil, el triple, en la séptima entrada. Para ese momento, ya había empujado cuatro anotaciones y timbrado el mismo número de ocasiones en la registradora.

Lo decepcionante

Freddy García, quien aunque sus mejores años ya pasaron y recordamos la calidad que lo encumbró en el mejor beisbol del mundo, como ser seleccionado en tres ocasiones para disputar el Juego de Estrellas (2001, 2002 y 2005), campeón con los Chicago White Sox en 2005 e incluso abriendo el encuentro decisivo en el que los patipálidos se coronaron, con una carrera de 14 temporadas en Las Mayores, pero la noche del martes, a sus 41 años, no dio visos de esa gloria de antaño. El nativo de Caracas, Venezuela, enfrentó a 18 bateadores, apenas transitó 2.2 innings, le conectaron ocho imparables, uno de ellos jonrón, le hicieron cinco carreras, cuatro de ellas limpias, caminó a uno, abanicó a dos y dejo en 7.04 su efectividad.

 

Panorámica del Estadio Francisco Villa, en medio de juego entre los Generales de Durango y los Leones de Yucatán el 3 de abril de 2018.

Panorámica del Estadio Francisco Villa, en medio de juego entre los Generales de Durango y los Leones de Yucatán el 3 de abril de 2018.

 

La debacle

Al término de la parte alta de la sexta entrada la pizarra estaba 8-4 en favor de los Generales, pero en el cierre de ese mismo inning, se vino la catástrofe para los Leones, quienes tuvieron que ver desfilar a 15 generales en esa misma entrada en la caja de bateo y permitieron 10 anotaciones para que esa cuota abonara a tener el encuentro de mayor anotación en lo que va de la incipiente temporada, con un total de 31 carreras de manera conjunta.

Debajo del radar

En un juego con una pizarra tan abultada lo más pragmático es decir que ‘no existió el pitcheo’. Y por poner un ejemplo, los Melenudos peninsulares echaron mano de siete lanzadores para conseguir su cuota de 27 outs. Pero no es así, el abridor de la novena duranguense, el brasileño Tiago Da Silva, transitó por espacio de siete entradas, y aunque permitió nueve hits, y le hicieron cuatro carreras, tres de ellas limpias, se vio extremadamente económico, con 63 lanzamientos, de los cuales 50 pasaron por la zona de strike, y con el mejor balance posible: dos pasaportes a cambio de 10 ponches.

 

Aspecto del juego del 3 de abril de 2018 en el Estadio Francisco Villa entre los Generales de Durango y los Leones de Yucatán.

Aspecto del juego del 3 de abril de 2018 en el Estadio Francisco Villa entre los Generales de Durango y los Leones de Yucatán.

 

Reacciones

En el periódico La Jornada Maya, la reacción ante tal encuentro fue muy clara: “Lo que se esperaba fuera una interesante batalla entre los equipos que arrancaron el partido con el mejor bateo y la efectividad número uno de la Liga Mexicana de Beisbol se quedó muy lejos de las expectativas porque los lanzadores melenudos brillaron por su ausencia, en una paliza de 24-7 en el estadio Francisco Villa, donde las fieras (7-3) sufrieron una de las peores derrotas de su historia”.

“¿Qué tan mal estuvo el pitcheo los Leones? Es la mayor cantidad de carreras que aceptan desde al menos 2005, de acuerdo con datos recabados en Baseball Private Portal. Fue su jornada más pobre en el centro del diamante desde que toleraron 22 anotaciones en un revés 22-10 ante los Diablos en el Foro Sol el 15 de abril de 2014, cuando empezaba la era de los hermanos Arellano como dueños y un año antes de que se iniciara la actual etapa de éxito de la organización. Fue algo totalmente inusual en un cuerpo de serpentinas que terminó entre los tres primeros circuito de 2015 a 2017”, se lee en otra parte del reporte del juego en la edición digital del diario peninsular.

En el diario El Siglo de Durango, también se destacó el apabullante resultado de sus Generales pero elogiando la actuación del serpentinero brasileño, el nativo de Sao Paulo, Tiago Da Silva.

Numeritos

Dustin Geiger se reafirmó como líder productor de la LMB, al llegar a 15 remolcadas con la que alcanzó esta noche; Yadir Drake se mantuvo en el liderato de bateo, al pegar anoche cinco hits y producir cuatro carreras, con las que llegó a 14; el viernes 30 de marzo, Generales bateó 21 imparables ante los  Toros de Tijuana, pero la noche del martes superó esa marca con los 27 que atizó.

Continue Reading

A Fondo

¿Cuál ha sido la temporada más jonronera en la historia de la Liga Mexicana de Beisbol?

Published

on

Héctor Espino

Cuando se habla de las temporadas más ofensivas en la historia de la Liga Mexicana de Beisbol, a menudo se cita a la de 1986, cuando se impuso el récord individual vigente de más cuadrangulares en una temporada. Pero, ¿es correcto ese dato?

El año de la pelota Comando

En 1986 se rompió el récord individual de más cuadrangulares en una temporada, que era de 46 y le pertenecía a Héctor Espino desde 1964. Ese año, sin embargo, Jack Pierce pegó 54, y además entró en una carrera contra Nick Castañeda que pegó 53 y con Willie Aikens, que pegó 46. Ese año hubo 11 bateadores que pegaron 34 jonrones o más, una cifra inusitada hasta ese momento en la Liga Mexicana, y mucho se atribuye esa explosividad jonronera a la pelota con la que se jugó esa temporada. La pelota Comando XXXXX, fabricada por El Tigre Deportes, fue la bola oficial de juego en esos años, y se aseguraba que era una pelota de gran vivacidad que volaba con facilidad. Sin embargo, a la hora de calcular el promedio de jonrones por partido para cada temporada en la historia de la liga, la campaña de 1986 quedaría apenas en séptimo lugar. Ese año el promedio de cuadrangulares por partido no llegó ni siquiera a 1, pues se quedó en 0.95. Hay otras seis temporadas con tasas más altas de cuadrangulares por partido.

Pelota Comando XXXXX

Pelota Comando XXXXX

La de 2005, la más jonronera

A la hora de calcular los números, sobresale la temporada de 2005 como la campaña en la que, en promedio, se han pegado más cuadrangulares por partido en la historia de la liga. Ese año se pegaron un total de 2032 cuadrangulares en un rol de 110 juegos, con 1760 partidos disputados en total. Es decir, un promedio de 1.15 jonrones por partido. En 2005 se jugó con la pelota marca Rawlings como bola oficial, la misma que se había utilizado desde 2004. Previo al inicio de esa temporada, en rueda de prensa se aseguró que la pelota no tendría ningún cambio, y que la única diferencia con la pelota Rawlings que se utilizaba en Grandes Ligas era el tipo de hilo, pues el de la pelota mexicana era de material sintético mientras que en MLB era de lana natural. Otra diferencia, era que la pelota de la LMB se fabricaba en China y la de Grandes Ligas en Puerto Rico, aunque se aseguraba que ambas tenían la misma compresión y materiales similares. Pero en 2005, esa Rawlings voló como nunca. En total, en toda la liga, hubo 46 bateadores que pegaron arriba de 15 jonrones, de los cuales 27 tuvieron más de 20 cuadrangulares, y 8 pegaron arriba de 30. El líder jonronero ese año fue Roberto Saucedo, con 35. En Grandes Ligas, por ejemplo, la temporada en que se han pegado más cuadrangulares por partido fue precisamente la de 2017, que se conectaron 1.25 jonrones por juego. En total, han sido tres temporadas en toda la historia de Grandes Ligas en que se ha igualado o rebasado la cantidad de 1.15 jonrones por juego que es el máximo histórico para Liga Mexicana. Esas temporada en MLB han sido las de 2000 (1.17) y 2016 (1.15).

¿Y 2017 en LMB?

La temporada pasada, 2017, en LMB se pegaron en promedio 0.78 jonrones por partido. Solo hubo 19 bateadores con 15 jonrones o más en la liga, de los cuales 5 pegaron 20 jonrones o más, y ninguno llegó a los 30 cuadrangulares. El líder fue Rainel Rosario de los Saraperos, con 26 jonrones. La del 2017 es la temporada número 21 entre las campañas en que más jonrones se han conectado por partido en promedio.

Las temporadas más jonroneras en la historia de LMB

Año HR Eq. Rol J/Temp. HR / J
1 2005 2032 16 110 1760 1.15
2 2011 1519 14 107 1456 1.04
3 2000 2026 16 122 1952 1.04
4 1991 2004 16 121 1936 1.04
5 2013 1806 16 113 1772 1.02
6 2012 1712 16 113 1776 0.96
7 1986 1951 16 129 2064 0.95
8 2006 1516 16 110 1760 0.86
9 1958 618 6 120 720 0.86
10 1987 1464 14 124 1736 0.84
11 2014 1501 16 113 1786 0.84
12 1954 402 6 80 480 0.84
13 1963 770 7 132 924 0.83
14 1985 1636 16 123 1968 0.83
15 2007 1462 16 110 1760 0.83
16 2002 1442 16 110 1760 0.82
17 1955 490 6 100 600 0.82
18 2015 1445 16 113 1778 0.81
19 1984 1513 16 117 1872 0.81
20 2009 1372 16 107 1706 0.80
21 2017 1347 16 111 1722 0.78
22 2001 1526 16 122 1952 0.78
23 2010 1287 16 107 1680 0.77
24 2004 1224 16 100 1600 0.77
25 2003 1344 16 110 1760 0.76
26 1988 1303 14 128 1792 0.73
27 2016 1277 16 113 1782 0.72
28 1992 1534 16 134 2144 0.72
29 1964 800 8 140 1120 0.71
30 1993 1494 16 132 2112 0.71
31 1957 487 6 120 720 0.68
32 2008 1180 16 110 1760 0.67
33 1989 1186 14 130 1820 0.65
34 1965 672 8 140 1120 0.60
35 1962 460 6 130 780 0.59
36 1999 1133 16 122 1952 0.58
37 1995 1076 16 116 1856 0.58
38 1990 1053 14 131 1834 0.57
39 1972 1007 14 140 1960 0.51
40 1966 562 8 140 1120 0.50
41 1970 737 10 150 1500 0.49
42 1956 350 6 119 714 0.49
43 1967 546 8 140 1120 0.49
44 1996 924 16 122 1952 0.47
45 1973 987 16 134 2144 0.46
46 1994 950 16 130 2080 0.46
47 1998 888 16 122 1952 0.45
48 1980 850 20 95 1900 0.45
49 1976 917 16 135 2160 0.42
50 1968 473 8 140 1120 0.42
51 1974 903 16 136 2176 0.41
52 1997 788 16 122 1952 0.40
53 1951 271 8 84 672 0.40
54 1977 925 16 150 2400 0.39
55 1941 235 6 102 612 0.38
56 1979 1016 20 135 2700 0.38
57 1952 236 7 90 630 0.37
58 1975 808 16 135 2160 0.37
59 1969 457 8 154 1232 0.37
60 1953 167 6 76 456 0.37
61 1942 192 6 88 528 0.36
62 1971 630 12 146 1752 0.36
63 1960 642 13 144 1872 0.34
64 1978 850 16 155 2480 0.34
65 1946 266 8 98 784 0.34
66 1982 701 16 131 2096 0.33
67 1959 579 12 145 1740 0.33
68 1944 179 6 90 540 0.33
69 1938 127 8 49 392 0.32
70 1939 133 7 60 420 0.32
71 1943 170 6 90 540 0.31
72 1983 594 16 118 1888 0.31
73 1945 194 7 90 630 0.31
74 1948 183 7 88 616 0.30
75 1981 587 16 124 1984 0.30
76 1961 436 12 133 1596 0.27
77 1949 166 8 84 672 0.25
78 1937 71 12 24 288 0.25
79 1940 226 10 95 950 0.24
80 1947 164 6 119 714 0.23
81 1950 127 8 84 672 0.19
82 1980E 41 6 39 234 0.18

 

Continue Reading

A Fondo

Advertisement

Opinión

Mexicanos en Grandes Ligas

Advertisement

Lo más caballón