in ,

El enigmático “opener”: Los secretos de los Rays para usar a Sergio Romo como abridor en 2018

Sergio Romo

El 19 de mayo de 2018, los Rays de Tampa Bay hicieron historia y a la vez, dejaron pensando a más de uno. Ese día enfrentarían a los Angels y a su lineup cargado de bateadores derechos en los primeros cajones del orden. Le tocaba abrir al lanzador zurdo Ryan Yarbrough, pero el mánager Kevin Cash sacó un truco de la chistera: decidió darle la bola para el primer inning al relevista. Se trataba de Sergio Romo, su laredista derecho, especialista en el slider, y con ello, nacía el rol de “opener”.

Como suele pasar tantas veces en el beisbol, es la necesidad la que nos fuerza a innovar. La extraña conjunción de algunos cambios, además del lento progreso de sus prospectos y la plaga de lesiones sufrida en 2018, habían ya orillado a los Rays a utilizar únicamente lanzadores del bullpen una vez cada quinto juego. Sin embargo, algo aún más atrevido estaba por suceder.

Ese 19 de mayo, Sergio Romo lanzó justamente el slider en el primer pitcheo del juego. Su selección de lanzamientos fue semejante a como lo hubiera hecho en circunstancias normales lanzando en el séptimo u octavo inning. ¿El resultado? Tres ponches para comenzar el juego contra Zack Cozart, Mike Trout y Justin Upton.

En el segundo episodio vino el “relevo” de Yarbrough, el zurdo que estaba programado para abrir el juego. Lanzó 6 innings y 1 tercio; se llevó la victoria en un juego que terminaría 5-3.

Sergio Romo y el nacimiento del opener

Rápido, el sistema fue bautizado. A ese relevista que, como Romo, salía a lanzar solo el primer inning, se le llamó “opener”. En español, quiere decir también abridor, aunque en inglés al pitcher abridor se le suele llamar “starter”.

Los Rays comenzaron a usar el “opener” de manera frecuente. En 55 de sus 162 juegos utilizaron a un relevista en el primer inning de sus partidos, antes de entregarle la bola a un abridor tradicional. Fueron 23 juegos en que los Rays utilizaron sólamente lanzadores relevistas.

Es decir, que en el 48.1 por ciento de sus juegos, los Rays desistieron de utilizar a un abridor tradicional. Sus relevistas consiguieron el 56.2% de los outs a la defensiva jugados por el equipo. Esta forma de utilizar a los lanzadores colocó en el lugar idóneo a Ryan Yarbrough para romper el récord de victorias desde el bullpen, con 14.

¿Funcionó el “opener”?

Basta con ver a vuelo de pájaro las estadísticas del pitcheo de los Rays antes y después de ese 18 de mayo. El día que Kevin Cash, Sergio Romo como opener y los Rays, cambiaron el beisbol para siempre fue un parteaguas.

Tampa Bay RaysERA
Día inaugural a mayo184.43
Mayo 19 en adelante3.50

Esto resulta aún más impresionante si consideramos que los Rays cambiaron en julio a dos de sus abridores tradicionales, Chris Archer y a Nathan Eovaldi. Tampa Bay también lideró la Liga Americana con una efectividad de 3.61 durante el primer inning. Acumularon, además, una seguidilla de 28 juegos sin recibir carrera en el primer episodio.

La estrategia detrás del opener Sergio Romo

La idea detrás de esta estrategia del opener es muy sencilla una vez que nos olvidamos de los roles tradicionales de abridor y relevista.

Durante un juego apretado y una vez removido el abridor, un mánager recurrirá al relevista que mejor pueda hacer el trabajo en esa situación específica en que se encuentra. Por lo tanto, si lo simplificamos al extremo, el mánager irá por un lanzador como Romo, que tira por el lado del brazo y se especializa en el slider (58.7%) para enfrentarlo mayoritariamente a bateadores derechos. Y cuando en el inning vengan turnos de bateadores zurdos, entonces el mánager a irá por un lanzador generalmente zurdo.

Lo anterior puede considerarse manejo tradicional del pitcheo de enfrentar al bateador zurdo con el pitcher también zurdo. Sin embargo, lo innovador o diferente, es que ese manejo tradicional se está combinando con otras estrategias para crear algo nuevo.

Los riesgos de que un mismo lanzador enfrente por tercera vez al mismo bateador

Y aquí entra otro factor. Sabemos que un lanzador se vuelve menos efectivo conforme el juego avanza. Cuando los bateadores empiezan a verlo en un segundo o tercer turno, empiezan a ajustársele.

Aquí la tabla de la efectividad de un lanzador en su primer, segundo y tercer turno frente a un mismo bateador en un mismo partido:

 ERA
Primer turno3.89
Segundo turno4.05
Tercer turno4.51

Así pues, si a nuestro abridor tradicional le batean mejor los derechos, hace sentido que no queramos verlo lanzarle tres veces al mismo bateador derecho.

Sin embargo, cuando los primeros tres o cuatro bateadores del lineup rival son derechos, y que además suelen ser sus mejores bateadores, eso probablemente resultaría en terminar su labor a mediados de la cuarta o quinta entrada.

Minimizar a los mejores cuatro bats rivales

Además, es bien sabido cuál es el inning más riesgoso para un abridor tradicional. Es el primero, pues es el único inning en que es seguro que enfrentarás a los mejores bateadores rivales.

El otro momento vulnerable para un abridor tradicional es por ahí del quinto o sexto inning. Es ahí cuando empieza a cansarse y a enfrentar por tercera vez a los mismos bateadores. Y con frecuencia, esos bateadores suelen ser los primeros cuatro en el orden rival.

La estrategia de poner a un relevista que sea “especialista contra derechos”, como Sergio Romo, a lanzar como opener el primer inning, altera el desarrollo de la estrategia de bateadores del rival.

Eso nos permite que ese especialista enfrente y domine a la parte medular del orden al bat rival en ese riesgoso primer inning. Así, cuando llega el verdadero abridor a partir del segundo inning después del opener, aquellos bateadores que enfrentan a ese “abridor” por tercera vez en el juego, serán bateadores zurdos o, al menos, serán de la parte inferior del lineup.

Con esta estrategia, se reduce el daño que hacen los primeros cuatro bateadores del lineup rival. Y es que, en prácticamente en todos sus turnos, enfrentan a brazos frescos.

En síntesis, son dos estrategias tradicionales que se han usado por décadas. Sin embargo, los Rays las mezclaron, y cambiaron el momento del juego en que se usan.

Con ello, crearon algo innovador y, por lo menos en 2018, efectivo. Y con el mexicano Sergio Romo, el opener, como el rostro más visible de esa innovación.


David Velázquez

Written by David Velázquez

Matemático por la UNAM. Actualmente se desempeña como analista sabermétrico en los Toros de Tijuana en la Liga Mexicana de Beisbol. Colaborador de CUARTO BAT desde 2017.

Jaime López, con Aurelio Rodríguez y Matías Carrillo

Mi padre me vio tirar piedras, y así iniciaron 21 años en el beisbol profesional

Fachada del nuevo Salón de la Fama del Beisbol Mexicano

Así luce el interior del Salón de la Fama horas antes de inaugurarse