in

Fernando Valenzuela y los cabezones: La locura por los bobbleheads del Toro

Bobbleheads de Fernando Valenzuela

Hoy, los muñecos bobbleheads que se regalan en los estadios de Grandes Ligas son una locura. Se hacen sobre algún pelotero o momento específico y regalan al público asistente ese día. En particular, los bobbleheads que se han hecho de Fernando Valenzuela se han vuelto de los más coleccionables entre los peloteros mexicanos ligamayoristas.

Son los famosos muñecos cabezones, como se les llama en México, y tienen el objetivo de llevar más gente al estadio en los días que se regalan. Inclusive, los boletos ya llegan a ser más caros ese día, porque mucha gente está dispuesta a pagar más para llevarse una figura. En algunos casos, las promociones consisten en comprar un boleto especial para recibir la figura de ese día.

Como toda la memorabilia, el coleccionismo de bobbleheads se han diversificado bastante en equipos o jugadores. Otros coleccionan bobbleheads de momentos chuscos, de cronistas, mascotas, e incluso, hasta personajes como Charlie Brown y Snoopy. Hay un bobblehead para cada persona.  

Pero Fernando Valenzuela es el mexicano del que más bobbleheads se han regalado en los estadios. Y realmente, el primer bobblehead del Toro, regalado en el Dodger Stadium el 29 de julio de 2001, fue de los muñecos pioneros en la industria.

Se considera que fue en 1999 cuando un equipo de Grandes Ligas regaló un muñeco cabezón de plástico en el estadio para atraer más aficionados. Fueron los Gigantes de San Francisco, el día que regalaron 35 mil muñecos de Willie Mays.

1. 2001, el primero

Ese primer muñeco de Fernando Valenzuela que se regaló en 2001, probablemente sea el más codiciado del zurdo mexicano. Ese fue el primer año que los Dodgers regalaron muñecos cabezones, y el de Valenzuela fue uno de los tres bobbleheads que regalaron ese primer año. Apenas iniciaba la fiebre por ellos.

El primer bobblehead de Fernando Valenzuela, regalado en 2001
El primer bobblehead de Fernando Valenzuela, regalado en 2001

Es un muñeco un tanto rústico en sus gestos, colores y rasgos. Valenzuela, gordito, aparece sonriendo en una pose casual como tomándose un descanso entre pitcheo y pitcheo.

Pese a ser el primer cabezón de Valenzuela, no es un coleccionable tan caro. Una búsqueda arrojó dos muñecos de 2001 con su caja en excelente estado, vendiéndose entre 650 y 750 pesos. Uno en perfecto estado, autografiado por Fernando, con su caja impecable, y certificado de autenticidad, se ofrecía en Ebay en poco menos de 5,000 pesos.

Desde entonces, los Dodgers se han convertido en uno de los equipos que más regala bobbleheads cada temporada. Y esa una organización que se ha distinguido, porque estas promociones son prácticamente para toda la asistencia del día. Llegan a dar hasta 50 mil figuras por día, mientras que otros equipos dan solo figuras para los primeros que lleguen al estadio.

2. 2006, 25 años del campeonato de 1981

El segundo bobblehead de Fernando Valenzuela se regaló el 23 de junio de 2006. Era parte de una serie de tres muñecos de distintos peloteros para conmemorar 25 años del campeonato de 1981.

Ese bobblehead es de los más emblemáticos de Fernando, pues busca representarlo tal cómo se veía en 1981, cuando Valenzuela desató la Fernandomanía. El cabello largo y ensortijado le cubre las orejas, aunque su cuerpo se ve delgado en la figura.

El Toro aparece en ese clásico gesto que hacía cuando empezaba su windup. Elevaba su vista al cielo antes de hacer su pitcheo.

En la parte posterior de la base aparece la leyenda en inglés que lo describe como Novato del Año y ganador del Cy Young en 1981.

Bobblehead de Fernando Valenzuela, conmemorativo de los 25 años del campeonato de 1981
Bobblehead de Fernando Valenzuela, conmemorativo de los 25 años del campeonato de 1981

3. El misterioso bobblehead de Las Vegas

Puedo presumir que tengo 6 de los 7 muñecos bobblehead que han salido de Fernando Valenzuela. El faltante es el misterioso muñeco de Las Vegas. Lo descubrí justamente investigando para este artículo y nunca lo he visto ni siquiera en fotos. No hay registros de ventas de esa edición en Ebay.

Está enlistado en distintas bases de datos para coleccionistas de muñecos, como una promoción que hizo equipo Las Vegas 51s en 2006 cuando era la sucursal Triple A de los Dodgers. Se acaba de convertir en un buen reto el saber más de ese muñeco. 

Sin embargo, no descarto que se haya cancelado la promoción, y que realmente nunca se haya regalado ese muñeco como se asegura en las bases de datos. 

4. 2011, la Fernandomanía

Quizás el bobblehead más bonito que se haya regalado de Fernando Valenzuela es el del 27 de julio de 2011. Se entregó para conmemorar los 30 años de la Fernandomanía de 1981.

Con el patrocinio de Kaiser Permanente, los Dodgers regalaron muñecos a los primeros 50,000 aficionados que entraron al estadio. Pero fue una locura; reportan que ese día había filas enormes para entrar al Dodger Stadium y recibir el muñeco.

Entraron más de 50,000 aficionados y no todos recibieron el cabezón de Fernando. A las personas que no alcanzaron se les regaló un vale para recibir un muñeco en días posteriores.

Es un bobblehead rico en detalles por los gestos del rostro y la calidad de la pintura. Fernando aparece enfundado en la chamarra del equipo, mientras da un autógrafo. El muñeco evoca la locura de popularidad que rodeó a Fernando ese año. En la misma figura aparecen representados los letreros de apoyo de los aficionados en esa época, con frases en español como “Viva Fernando!”.

El bobblehead de 2011 para conmemorar 30 años de la Fernandomanía
El bobblehead de 2011 para conmemorar 30 años de la Fernandomanía

5. 2012, Sin hit ni carrera

Se entregó el 21 de agosto de 2012 a los primeros 50 mil aficionados que entraran al Dodger Stadium. El muñeco conmemora el juego sin hit ni carrera que Fernando lanzó en 1990.

Y precisamente, la figura busca capturar con fidelidad la imagen que Valenzuela tenía ese día histórico. Aparece con lentes de graduación, como parte de la corta fase en que usó el aditamento para lanzar.

La sonrisa en la figura se ve un poco exagerada, y los detalles del acabado no son tan finos como en otras figuras del Toro. En su base, la figura tiene grabada la fecha en que Valenzuela lanzó su doble cero.

El bobblehead de Valenzuela para conmemorar el sin hit ni carrera
El bobblehead de Valenzuela para conmemorar el sin hit ni carrera

6. 2015, Silver Slugger 

Este bobblehead es curioso, porque representa a Fernando Valenzuela bateando, lo cual no era su posición usual. Sin embargo, el muñeco conmemora lo buen bateador que era Fernando para ser lanzador.

Se regaló el 16 de septiembre de 2015, para celebrar también la independiencia de México.

Valenzuela ganó el bat de plata como mejor bateador de su posición en 1981 y 1983. Es decir, que era el mejor bateador entre los lanzadores.

La figura tiene buenos rasgos, y calidad en sus terminados. busca recuperar la imagen de Valenzuela en esos años.

El bobblehead de Fernando Valenzuela bateando
El bobblehead de Fernando Valenzuela bateando

7. 2016, Dodgers de Lodi

El último bobblehead de Fernando Valenzuela que se ha regalado fue en Ligas Menores, el 2 de julio de 2016, para celebrar la entronización del Toro al Salón de la Fama de la Liga de California.

En 1979, con 18 años, Fernando Valenzuela llegó a Lodi, la sucursal clase A de los Dodgers. Fue su primer equipo en Estados Unidos.

Quizás sea la figura menos lograda Fernando. El rostro guarda pocas semejanzas con Valenzuela y parece poco detallado. La pose es la emblemática mirada al cielo antes de cada lanzamiento.

Bobblehead de Fernando Valenzuela, entregado en Ligas Menores
Bobblehead de Fernando Valenzuela, entregado en Ligas Menores

Ciertamente, con 7 figuras, Fernando Valenzuela es el pelotero mexicano del que más se han regalado bobbleheads. De Yovani Gallardo, por ejemplo, se han regalado 3, y es el segundo mexicano con más cabezones. A nivel Grandes Ligas, sin embargo, el Toro está lejos de los que más tienen. De Nolan Ryan, por ejemplo, se han regalado más de 30, entre Grandes Ligas y Ligas Menores.

Hay coleccionables que, para conservar y aumentar su valor, es imperativo tenerlos dentro de su empaque original, pero con los bobbleheads es más relajado. Y es que lucen mucho mejor fuera de la caja. Además, dentro de una caja jamás se vería moverse la cabeza del muñeco, y justo de esa característica nace su nombre.

En lo personal, yo los conservo y mantengo en exposición dentro de su caja, pero estoy considerando cambiar próximamente. Solo debo encontrar el “display” correcto para exhibirlos.

El primer bobblehead de Fernando Valenzuela fue el que más trabajo me costó encontrar. Pero con el paso del tiempo, he ido sumando bobbleheads de peloteros mexicanos prácticamente unos días después de que se regalan en los estadios.

Con los bobbleheads de Fernando Valenzuela, la locura no termina.

Arturo Arellano Silva

Written by Arturo Arellano Silva

Coleccionista de tarjetas y memorabilia. Médico de profesión. Especializado en la colección de autógrafos y memorabilia de todos los peloteros mexicanos que han jugado en Grandes Ligas.

Nicho de los Inmortales en el Salón de la Fama

El Salón de la Fama como un Campo de los Sueños: Alfredo Harp lo construyó y ellos llegaron

Josh Gibson

Un diamante para todos: El ideal con que el Salón de la Fama del Beisbol Mexicano superó a Cooperstown