Connect with us

Opinión

Las lecciones que nos da la multipropiedad

Published

on

La multipropiedad en el beisbol mexicano es un mal necesario. No es lo ideal, pero es lo que se necesita para mantener el formato actual de 16 equipos en la Liga Mexicana.

Es cierto que el hecho de que un mismo dueño tenga dos equipos resta transparencia y fomenta el “sospechosismo”. No hay duda. Pero, por el otro lado, está más que demostrado que en la actualidad no hay suficientes empresarios que quieran invertirle al beisbol mexicano. Así que sí hay un enamorado que quiera darle estabilidad a dos plazas hay que aceptarlo, pero bajo ciertas reglas y consideraciones. Y sobre todo, aprendiendo de la historia.

La primera lección que nos ha enseñado la historia de la multipropiedad en el beisbol mexicano es más que obvia: todo aquel dueño que se hace de dos equipos, inevitablemente tendrá un equipo A y un equipo B. A uno, su predilecto, le comprará los mejores jugadores, desvalijará a su segundo equipo de cualquier jugador que se vea medianamente interesante sin importar lo mal que se vea, o las sospechas que genere cada movimiento.

Pero la segunda lección que dicha historia también nos ha enseñado es que el equipo A, con todo y sus privilegios, no siempre resulta mejor que el equipo B.




Los ejemplos son numerosos y el último de ellos fue el caso de Gerardo Benavides que adquirió a los Acereros de Monclova de cara a la temporada 2017, y siendo el equipo de su tierra, buscó darle el mejor plantel posible, aun a costa de diezmar a los Pericos de Puebla, el equipo que ya tenía, y que le había dado el campeonato el año anterior.

Pues con todo y su plantel de ensueño, los Acereros se quedaron en el camino, mientras que los desmantelados Pericos llegaron hasta la Serie del Rey, que perdieron contra los Toros de Tijuana.

La multipropiedad es caprichosa, y terminó dándole un latigazo a Gerardo Benavides, quien con la franqueza que lo ha caracterizado desde que llegó a la liga, expresó su malestar hacia el plantel de los Acereros, aseguró que le había faltado corazón y que volarían cachuchas. Justamente todo lo que sí tuvo su segundo equipo, los Pericos, que lograron avanzar hasta la final.

Seguramente, y con la experiencia de este primer año de tener dos equipos, quizás Gerardo Benavides haga las cosas de manera distinta e intente dar un mayor balance a sus dos equipos. Al final, sobre el terreno no siempre se impone la lógica en la multipropiedad.




Otro caso muy similar se dio en 2012, cuando Pepe Maiz era propietario de los Sultanes de Monterrey y de los Rieleros de Aguascalientes. Por supuesto los Sultanes, su equipo de toda la vida, recibió el mejor presupuesto y los mejores jugadores, mientras que los Rieleros fueron su equipo B.

Y otra vez, la multipropiedad fue cruel con don Pepe, pues sus dos equipos se toparon en la final de la Zona Norte de ese año, y contra todos los pronósticos, los Rieleros derrotaron a los Sultanes en seis juegos.

El disgusto de Pepe Maiz fue épico, y al igual que Gerardo Benavides, lo expresó con pelos y señales. “Para mí es el fracaso más grande que he tenido en 30 años”, le dijo en ese entonces don Pepe al diario regiomontano El Norte. “Me duele porque, aunque sea parte del otro equipo (Rieleros), me importa más este equipo (Sultanes). Nada más que allá son jugadores con más garra, más decisión y mejores tomas de decisiones que las que se tomaron aquí. Para mí esto es un verdadero fracaso, porque este equipo desde que lo formamos dijimos que era para pelear el campeonato. Hay gente que no tiene que estar aquí y vamos echarlos pa’fuera”.

A finales de ese 2012, Pepe Maiz decidió vender a los Rieleros y no volver a tener un segundo equipo.




Y así se puede seguir revisando la historia. Alfredo Harp Helú, propietario desde mediados de los 90, tanto de los Diablos Rojos del México como de los Guerreros de Oaxaca, lo vivió en 1998. Los Diablos eran el equipo principal, el de las grandes estrellas, mientras que los Guerreros eran casi el equipo sucursal, el que proveía a los Diablos de jugadores o le fogueaba a sus jóvenes. Los Guerreros eran el equipo al que Harp mantenía en Oaxaca solo por el vínculo tan especial de filantropía que tiene con la “Verde Antequera”.

En ese 1998, los dos equipos de don Alfredo se toparon en el primer playoff, y los Guerreros despacharon a los Diablos en seis juegos y con Nelson Barrera, una leyenda de los Diablos, como estelar mánager-jugador. Al final, los Guerreros terminaron quedándose con el único título de su historia.

El caso más vibrante de multipropiedad quizás fue el de 1981. La familia Mansur, encabezada por don Chara y Roberto, eran dueña de los Broncos de Reynosa, pero previo a esa campaña adquirieron también a los Diablos Rojos del México. Rápido, el México se convirtió en el equipo A, y Reynosa pasó a segundo término. Los rosters de ambos equipos vivieron lo que en términos ajedrecísticos es un enroque, los mejores jugadores de Reynosa pasaron al México, que mandó lo que ya necesitaba a los Broncos. No fue sorpresa entonces, que el México terminara como el súper líder del torneo, mientras que los Broncos calificaron de panzazo al playoff.

Pero, otra vez, las socarronas jugarretas de la multipropiedad hicieron que los Diablos y los Broncos se encontraran en la Serie Final. Fue una de las finales más dramáticas en la historia del circuito, que se fue a siete juegos y donde ninguno de los dos pudo ganar un partido de local. Los siete trepidantes juegos fueron ganados por el visitante. El equipo B estuvo cerca de darle un susto mayúsculo al equipo A, pero al final, con una serie tan cerrada entre los dos equipos, queda entonces la inquietud de que el México no necesitaba todos esos jugadores que le quitaron a Reynosa, ni había necesidad de hacer enojar a toda una afición así.

Que el equipo B le gane al consentido, le abona un poco de transparencia a la multipropiedad. Es decir, que parece la prueba inequívoca de que no hay amaño y que el patrón deja competir de forma leal a ambos equipos.

Pero rara vez hay un final feliz. Los aficionados del equipo B, aunque llegue a superar al A en lo deportivo, nunca superan el desaire, es decir, esa frustración de no sentirse valorados ni tomados en cuenta por el propietario y se marchan del estadio. Ese puede ser el fin de una plaza.




Después de aquel 2012, le tomó mucho tiempo a la directiva de los Rieleros volver a atraer a la gente a su parque. Después de aquel 1981, la gente de Reynosa, molesta por el manoseo de la multipropiedad, se alejó del parque y la franquicia tuvo que mudarse al año siguiente. En este 2017, la gente de Puebla también castigó a su directiva ausentándose del parque por el desmantelamiento del equipo y solo regresó cuando vio que los jugadores que se habían quedado se estaban entregando sobre el campo. Al terminar la temporada, también hubo la posibilidad de que los Pericos se marcharan de la plaza.

Las lecciones que nos ha enseñado la historia con la multipropiedad ahí están, y hay que aprender de ellas. Que haya multipropiedad, sí, es un mal necesario, pero considerando siempre al aficionado de la plaza. Que haya multipropiedad, sí, pero con balance entre los dos equipos. Que haya multipropiedad, sí, pero siempre con una leal competencia entre ambos equipos. Multipropiedad, sí, pero sin desmantelamientos ni movimientos sospechosos. Primero es el aficionado, y hasta el directivo saldrá beneficiado.

De lo demás, se encarga la pelota, que al volar no respeta nóminas, ni consentidos, ni equipos A o B.

 

Opinión

Olmecas de Tabasco, y el laboratorio idóneo para el reto de una nueva LMB

Published

on

Aspecto de la taquilla principal del Parque Centenario 27 de febrero

En los últimos 10 años, los Olmecas de Tabasco han sido un tímido y discreto participante en la Liga Mexicana de Beisbol. Es un equipo que apenas se ha clasificado en dos ocasiones a la postemporada (2007 y 2012) en la más reciente década y que ha generado más comentarios negativos y desdén por parte de su afición que lo que ha sido capaz de albergar esperanza para la legión local.

Las gradas del Estadio Centenario 27 de Febrero en Villahermosa han lucido más vacías que copadas en las recientes temporadas de los Olmecas. Los resultados, la pobre exhibición del club, y la falta de comunión entre el equipo y su fanaticada, han propiciado que esta organización esté en un momento crucial de su existencia, que incluye tres diferentes nombres en su pasado (Cardenales, Plataneros y Ganaderos) y aunque ha tenido más identidad como Olmecas, no termina de cuajar como un proyecto consistente que se vincule frecuentemente con el éxito, o con la popularidad. Salvo el título de 1993, cuando la novena tabasqueña venció en cinco juegos en la Serie Final a los Tecolotes de los Dos Laredos, la gloria deportiva de los chocos se reduce a poco.

Con el reciente anuncio de la contratación de Alfonso ‘Houston’ Jiménez como su nuevo manager, se empieza a asomar un dejo de buscar estabilidad, de tener un piloto que venga a dar ese sentido de un plan a largo plazo, de sembrar para después cosechar, y no tener un proyecto incierto, y nuevo, cada año, como ha venido sucediendo recientemente. Desde la oficina de la LMB anunciaron una visita para revisar los trabajos de remozamiento y mejoras al Centenario, cuya inauguración data de 1964 pero es uno de los estadios con mayores rezagos en lo que a infraestructura se refiere en el circuito de verano.

Estadio casa de los Olmecas de Tabasco

Estadio casa de los Olmecas de Tabasco

Tabasco es tierra de beisbol, de auténtica tradición en la pelota, quizás venida a menos con una menor cuota de representantes de este estado en la LMB, pero con una afición que pareciera estar hecha a prueba de balas. La pasión de los tabasqueños por su equipo es grande, aunque no siempre se manifieste en la tribunas. Los juegos de pretemporada de los Olmecas son muy cotizados en las poblaciones del interior del estado, prueba suficiente de que su afición ha podido resistir los malos resultados y las temporadas infames.

La directiva actual debe ser inteligente y cauta, pues un buen día puede terminar por aflorar el hartazgo y podrían darles la espalda, lo cual pondría al beisbol profesional en Tabasco en cuenta de 3 y 2, y con varias ciudades en el interior del país interesadas en una franquicia LMB, y levantando la mano, las mudanzas pueden ocurrir, se trate de quien se trate. Un paso importante que dio la directiva de Olmecas para este año, y con el auspicio y aval del gobierno del estado, fue la conformación de un Consejo Consultivo, integrado por funcionarios públicos, aficionados y periodistas, una especie de consejo de administración que promete vigilar la buena gestión de la franquicia.



Sobre el involucramiento del gobierno estatal en el columnista Marco Medina Filigrana del Tabasco Hoy, quien comenta en una columna que publicó en agosto de 2017 en la que cita:

La desaparición de la participación privada y la presencia total de la esfera gubernamental se ha reflejado en un equipo incapaz de competir y en directivos señalados por la opinión pública. En el gobierno anterior se hicieron señalamientos en torno a quienes estaban al frente de los Olmecas, en la actual administración los señalamientos persisten y se agravan con casos como la observación del Órgano Superior de Fiscalización del Estado por la “desaparición” de miles de cervezas y la súbita aclaración de la Contraloría estatal. El problema actual es mayor porque, sumado a los posibles malos manejos, hay que aunar la soberbia de personajes que juegan a ser directivos del beisbol, buscadores de talento y managers al mismo tiempo, algo así como la reencarnación de Mike Brito y Tom Lasorda, pero con recursos públicos“.

Aspecto de las butacas de la casa de los Olmecas

Aspecto de las butacas de la casa de los Olmecas

La problemática de los Olmecas se deriva de una ‘enfermedad’ de la que se contagiaron muchos clubes y dirigentes por largo tiempo en la Liga Mexicana de Beisbol, y que les ha tomado mucho entender las consecuencias de ese ‘mal’: el apoyo gubernamental.

El pasado miércoles en rueda de prensa, Javier Salinas, presidente de la LMB, señaló que era momento de despojarnos de mitos y que no era necesariamente malo que los gobiernos tuvieran una participación en el deporte, pero yo tengo un punto de vista que discrepa parcialmente con esa aseveración.

Javier Salinas hablaba de cuán importante era que los gobiernos estatales apoyaran al deporte y máxime si era para renovar o construir estadios acorde con estos tiempos y con las exigencias actuales de una afición cada vez más difícil de satisfacer. En este punto, concuerdo completamente, si no, ¿de dónde va a salir el dinero para financiar estos proyectos? Y luego de todas las historias de de corrupción y desfalcos descarados al erario público, es preferible que esos fondos se destinen a edificar recintos deportivos, y más de beisbol.

En medio de la calurosa noche en Villahermosa

En medio de la calurosa noche en Villahermosa



Pero, en lo que no estoy de acuerdo en cuanto a la participación del dinero del gobierno relacionado con los clubes, es que ese dinero se destine a la operación del equipo. Me explico: al haber dinero del gobierno para este fin, hay dos grandes problemas que surgen de inmediato.

1.  El gobierno se hace socio y partícipe de esa inversión y ahi surge un dilema para la oficina del equipo: ¿cómo decirle a quien te está dando dinero para gestionar un proyecto que no meta la cuchara, que no opine, que no decida? Estás atado de manos, se crea un conflicto de intereses y si la otra parte opina que las cosas se deben hacer de un modo, opuesto al que habías previsto, eso pone a las directivas contra la pared, como en cuenta de 0 y 2. Sobre todo porque un gobernador o un alcalde que decide destinar fondos públicos a un equipo, a menudo es también un aficionado al equipo, y suele creerse con los conocimientos suficientes de beisbol como para aconsejar, sugerir, o de plano, imponer.

2. El mayor de los problemas es que, en los dueños y presidentes de equipos, se genera una dependencia insana hacia al dinero gubernamental. Un círculo vicioso en que el directivo puede caer en una zona de confort y de mínimo esfuerzo. Es decir, aparentan dirigir a sus organizaciones deportivas y la mayor parte del tiempo no hay un buen resultado en lo deportivo, pues no cuaja el proyecto, o bien, hay un final o rompimiento abrupto y doloroso, cuyas consecuencias terminan pagándolas los jugadores y los aficionados. O por el contrario, hay una inyección brutal de dinero, se arma un trabuco, se ganan campeonatos, y luego se termina la gestión del político que apoyó. Si el nuevo gobernador o alcalde que llega, lo hace sin el mismo entusiasmo -porque no le gusta, no es del mismo partido político, o lo que sea-, el castillo en el aire se derrumba. Si nos fijamos bien, ambas consecuencias de la inyección de fondos públicos a la operación del equipo terminan en el mismo resultado funesto.

Y en el fondo lo único que queda es un directivo que especula que haya alguien más que le vuelva a dar dinero para manejar un equipo, estirando la mano a la espera de que un buen samaritano deposite una moneda.

Aspecto de la taquilla principal del Parque Centenario 27 de febrero

Aspecto de la taquilla principal del Parque Centenario 27 de febrero



Intuyo y creo que lo que Javier Salinas quiere hacer con las franquicias de la LMB, es tener organizaciones deportivas autosuficientes. O sea, que cuenten con personal altamente calificado y profesionalizado en sus respectivas áreas; que la suma de todos los esfuerzos de quienes integren un club de la Liga Mexicana, ya sea en el trato a la prensa (área en la que el presidente de la LMB ha hecho mucho énfasis y en en la que ha instruido que todos los equipos mejoren inmediatamente). Que se potencie la creación de nuevos negocios, el área digital, la publicidad y quien la vende, la gerencia deportiva o el propio dueño. Que eso conduzca a tener entidades deportivas que se manejen bajo el esquema del Sport Management, que no es descubrir el hilo negro de las cosas, es el esquema bajo el que han venido operando desde hace décadas en el deporte estadounidense (NBA, MLB, NHL, NFL, etc), donde se trazan planes, se ejecutan, se revisan, y se estudian las áreas de oportunidad y de mejora, con estándares muy similares.

Ojalá que esta ventana de oportunidad que se le abre a los Olmecas, sirva como ejemplo y como un trampolín en aras de conducir de otro modo las franquicias del beisbol mexicano, de llegar al punto de no necesitar ni un solo peso de los gobiernos municipales, estatales o federales para operar un club. Que esa gran base de aficionados cautivos y pasionales que hay en todo en el estado de Tabaso se potencie, que de ahí se generen esos fondos. Que no sea el dinero público. Que sea única y exclusivamente por los esfuerzos de quienes deben encargarse de atraer y generar las inversiones y los dineros para que un equipo de la LMB camine a lo largo de una temporada sin caer en pánico porque falta para pagar las cuentas, que esa actitud comodina que adoptaron por muchos años algunos directivos de nuestro beisbol algún día sea como el dodo, esa ave que dicen que alguna vez existió, pero que no nos consta. Que se quede en un triste recuerdo. Tabasco, es tu turno al bat.

Continue Reading

Opinión

La caída de un gran bullpen, y los números tras las tres derrotas de los Tomateros

Published

on

Tomateros de Culiacán en la Serie del Caribe

Un inicio amargo han tenido los Tomateros de Culiacán en la Serie del Caribe 2018 tras perder los tres primeros partidos del torneo. Las principales fallas han estado del lado del bullpen, que no ha podido bajar la cortina en la segunda mitad de los partidos, fase a la que el equipo mexicano siempre ha llegado en la pelea.

Es cierto que la ofensiva tampoco ha sido espectacular: le ha faltado pegada y ejecución en los momentos clave. Ha fabricado cuatro carreras en cada uno de los tres partidos, a pesar de que en total ha dado 24 imparables. El problema es que la ofensiva no pudo ser explosiva cuando encontraba hombres en las bases, pues solo han podido conectar 5 extrabases en todo el torneo, un pecado mortal en el estadio más ofensivo de todo el beisbol invernal. Con corredores en posición de anotar, los Tomateros han bateado 8 de 27, un .296 que no es malo, pero que no han logrado traducir en carreras por la escasez de extrabases. La ofensiva ha estado bien a secas, pero donde realmente se han ido los partidos ha sido en el bullpen.



Los Tomateros han llegado al sexto inning siempre en la pelea. En el primer partido ante Puerto Rico llegaron al sexto inning empatados a 4; en el segundo duelo, ante Cuba, llegaron ganando 4 a 2; y en el tercero, ante Venezuela, llegaron empatados a 2. Es decir, los partidos han estado siempre en el hilo.

Pero el bullpen es el que ha estropeado las aspiraciones del equipo mexicano de salir triunfador en esos encuentros. Y es que 10 de las 18 carreras que ha recibido Culiacán, han llegado del sexto inning en adelante. Justo cuando más se necesitaba bajar la cortina.

Para los cierres de los partidos, el equipo mexicano le apostó a convocar una cuarteta de relevistas extranjeros para reforzar a Derrick Loop, uno de los brazos de confianza de Benjamín Gil en Culiacán. Esos relevistas extranjeros son Ryan Kussmaul, Casey Coleman, Nick Struck y Daniel Moskos.

Es cierto que siempre hay discusión sobre los jugadores a los que se convoca como refuerzos para una Serie del Caribe. Y es cierto también que en esta ocasión, incluso Sergio Romo hizo pública su inconformidad en las redes sociales por no haber sido llamado. Pero si se revisan los números de lo que esta quinteta de relevistas extranjeros había realizado en la postemporada, el llamado de ellos tenía mucho sentido. Y es que, sumando la actuación de los cinco en los playoffs acumulaban una efectividad de 1.21 y 9 salvamentos. A estos cinco, en 52 innings de acción en la postemporada, apenas le habían hecho 7 carreras limpias. Llegaban en un gran ritmo.

Son números que no desmerecen en nada a lo que había hecho Sergio Romo, quien en 9 innings y 1 tercio de acción en la postemporada, había recibido 3 carreras limpias, para un 2.89 de efectividad y 4 salvamentos.

Es decir, el llamado de Sergio Romo estaba más que cantado por muchas razones. Y quizás debió ir. Pero tampoco es que, porque no lo llamaron a él, el bullpen se cayó.

Y vaya que se cayó. Casey Coleman, por ejemplo, acumula dos derrotas, como responsable de haber recibido dos duelos empatados y permitir el carreraje que le permitía al rival despegarse. A Coleman le han hecho 4 carreras en 1 inning y 1 tercio de acción.

Los demás relevistas de la quinteta tampoco han podido irse limpios. En total, han recibido 6 carreras en 6 innings y 2 tercios de acción, y les han anotado 4 de los 7 corredores que recibieron de herencia cuando entraron a relevar tratando de apagar incendios.



Se supone que los cerradores son los mejores brazos de un bullpen. Y el sueño dorado de todo mánager es tener cuatro o cinco brazos de esa calidad para poder traer en un séptimo inning, por ejemplo, cuando tienes corredores en base. El problema es que los cerradores están acostumbrados, mal acostumbrados quizás, a salir a la loma en un noveno inning con las bases despejadas. Por eso, el tener que salir a lidiar con una situación de presión extrema con gente en base, es una situación a la que no están acostumbrados. Daniel Moskos, por ejemplo, fue sublíder de rescates en la LMP con 16; y Ryan Kussmaul, el cuarto mejor, con 12 salvamentos; Nick Struck fue también de los mejores con 10 rescates. Sin embargo, en esta Serie del Caribe, han tenido que salir a lanzar con gente en base y los resultados han sido malos. A Kussmaul le anotó el único corredor que recibió de herencia, y a Moskos le anotó uno de los 3 corredores heredados. A Nick Struck le anotaron 2 de los 3 corredores que recibió de herencia.

¿Por qué un cuerpo de relevistas que había estado hermético en postemporada se cae así en una Serie del Caribe? las respuestas pueden ser diversas. En primer lugar, en un afán de armar un equipo de ensueño, y como ya se mencionó, se pueden convocar cuatro o cinco cerradores. Y así, un cerrador puede terminar haciendo funciones de un relevista intermedio en un séptimo inning -cosa que quizás nunca hizo en toda la temporada-, y que puede romper el ritmo mental de un cerrador que se ha acostumbrado en los últimos meses a entrar en determinadas situaciones, a calentar para determinado inning y a no trabajar con gente en base.

Otra razón, meramente especulativa, es que una Serie del Caribe es un ambiente más festivo que contrasta y desahoga la tensión brutal de unas semifinales o final de la Liga Mexicana del Pacífico. Aunque todos quieren ganar la Serie del Caribe, el ánimo es otro. Salvo algunas excepciones, se percibe una atmósfera más acorde a un Juego de Estrellas que a una serie de postemporada de LMP, una atmósfera nacionalista, de banda, mariachi y porras. Donde se busca que todos jueguen y disfruten.

Por la razón que sea, un excelente cuerpo de relevistas se ha caído en plena Serie del Caribe, y aunque no ha sido el único factor en la ters derrotas de Culiacán, sí ha sido el más importante. Con el periódico del lunes todos somos profetas, y quizás lleguemos a la conclusión de que estaríamos mejor con “ya saben quién”, pero como ya se demostró, el desempeño de Sergio Romo en la postemporada de LMP estaba a la par de cualquiera de los cinco relevistas que se escogieron para ir a la Serie del Caribe.

Continue Reading

Opinión

El madruguete de Miguel Ojeda en Mazatlán con los Generales

Published

on

Miguel Ojeda con los Generales (Foto: Noroeste)

Vienen días cruciales a partir de este lunes para la franquicia de los Generales de Durango en la Liga Mexicana de Beisbol, pues se definirá en manos de qué nuevo grupo quedará su operación. Aunque por lo pronto, Miguel Ojeda hizo una jugada magistral, un auténtico “madruguete”, y se puso en ventaja.

Hay dos grupos candidatos. Por un lado, está el que encabezan el empresario maderero Fernando Espinoza del Campo y el expelotero Miguel Ojeda. En el otro grupo destacan los nombres de Isaías Rosales Muñoz y Jesús Antonio Baca Franco.



De manera extraoficial, y de acuerdo a fuentes cercanas a la negociación, me llega información de que el grupo de Miguel Ojeda y Fernando Espinoza es el más aventajado. Ya incluso el mismo Ojeda confirmó que dieron un primer pago a la Liga Mexicana para hacerse de la franquicia y que solo faltaría que la asamblea apruebe la transacción.

El grupo de Isaías Rosales y Jesús Antonio Baca fue destapado en una columna publicada en el periódico El Siglo de Durango el 18 de enero pasado, donde su autor, Juan Ángel Cabral, aseguraba que “un buen amigo”, al que prefería dejar en el anonimato, le había dado los nombres de los posibles nuevos dueños del equipo duranguense.

 

“La confianza que le tengo”, escribió Cabral, “me dan la certeza de que Jesús Antonio Baca Franco e Isaías Rosales Muñoz podrán ser ratificados como dueños de la novena de Durango en la próxima asamblea de la Liga Mexicana de Beisbol”.

Sin embargo, en su más reciente columna, publicada el jueves pasado en el El Siglo de Durango, el mismo Cabral se retracta de su información y asegura que la información de su amigo “parece que fue falsa, por las notas que vemos ahora y sobre todo porque ya no me contesta el teléfono, así que una vez más cometí una pifia en el beisbol”.

De entrada, por la información que ha trascendido de los involucrados en la transacción, pareciera que el grupo de Miguel Ojeda y Fernando Espinoza ha tomado fuerza, y que parece cuestión de mero trámite para que sean nombrados oficialmente como propietarios del equipo. A juzgar por la información de El Siglo de Durango, el grupo de Isaías Rosales, parecería haber perdido fuerza en la negociación.



Y es que Miguel Ojeda dio un golpe magistral. Aplicó lo que en futbol se llama “madruguete” o en la política se llama “albazo”: se adelantó en los tiempos y le metió presión a la Liga Mexicana. Apareció el martes pasado en Mazatlán -ni siquiera en Durango-, con un grupo de peloteros uniformados de Generales de Durango, un cuerpo técnico, dos gerentes, y empezó a trabajar.

De entrada, yo como muchos, me comí el amague de Miguel Ojeda: una verdadera gambeta como de Lionel Messi. Mi primera lectura era que los Generales de Durango arrancaban su pretemporada, como se suele hacer en la liga, con un minicampamento para los jugadores más jóvenes de la organización. El propio Ojeda se encargó de convocar a los medios de comunicación de Mazatlán para hacer circular la información. Dio entrevistas, presentó a su cuerpo técnico, y habló de forma abierta de su socio Fernando Espinoza. Agregó que iría a la Liga Mexicana a hacer el primer pago por la franquicia. Parecía que solo era cuestión de tiempo, que la liga le había permitido operar al equipo, antes incluso de la votación en la asamblea, programada para el martes 30 de enero.

Pero intentando atar cabos y reuniendo información de lo que ocurrió durante la semana en Mazatlán, me llamaron la atención varias cosas. Primero, fue en Mazatlán y no en Durango, es decir, no fue en el estadio de los Generales ni en alguna instalación oficial del club, sino en el Centro Deportivo Benito Juárez de Mazatlán. Segundo, el minicampamento no habría arrancado con peloteros de los Generales, sino con “varios prospectos de la Academia de Beisbol de Ojeda y otros talentos”, según reportó el diario Noroeste, aunque luego se logró confirmar que sí había algunos jugadores jóvenes de Generales en el campamento. Tercero, en su cuerpo técnico y directivo, el único que repite de la directiva que encabezaba Virgilio Ruiz es el gerente deportivo Lorenzo Buelna, quien con Miguel Ojeda repite en el mismo cargo con el que terminó la temporada pasada con la anterior directiva.

Es decir, todo apunta a que Miguel Ojeda no ha tomado posesión de instalaciones, pero si se tomó la atribución de trabajar con un grupo uniformado de Generales de Durango y con algunos peloteros de la lista de reserva del equipo. En términos sencillos, y según la información de Noroeste, simplemente mandó hacer uniformes de Generales de Durango, se los puso a varios jóvenes y comenzó a trabajar por su propia cuenta. En resumen, un auténtico madruguete.



Esta acción de Miguel Ojeda puso en alerta a la Liga Mexicana de Beisbol, que el pasado viernes emitió un boletín en el que “informa que será hasta la Asamblea de Presidentes del próximo martes 30 de enero, cuando se defina cuál de los grupos interesados en la compra del Club Generales de Durango será el nuevo propietario del mismo y de los derechos de franquicia para participar en el circuito”.

En el boletín, la LMB manda el mensaje de que, pese a las acciones de Ojeda en Mazatlán, no hay nada definido en cuanto a la venta de la franquicia.

En el mismo sentido se manifestó el presidente de la Liga Mexicana de Beisbol, Javier Salinas, quien estuvo el pasado jueves en Durango, según reportó El Sol de Durango

“Estamos en el análisis, después del martes o miércoles vamos a dar la noticia, pero por el momento nadie es propietario del equipo duranguense”, dijo Salinas en Durango, en declaraciones reproducidas por el mismo diario. “He tenido reuniones, hemos ido avanzando en todo lo que la Liga pide, lo que solicita para poder tener un equipo de béisbol, estamos en ese proceso, pero por el momento no hay nadie que sea propietario del equipo y la próxima semana esto se despeja”.

Al menos, esa es la postura institucional y oficial. Tras bambalinas, y según la información que ha trascendido de diversas fuentes, el paso que dio Miguel Ojeda en Mazatlán lo ha puesto varios pasos al frente en la negociación sobre el otro grupo.

El madruguete de Miguel Ojeda parece haber resultado una jugada maestra. Sin embargo, será el próximo martes en la asamblea cuando se defina si efectivamente, y como todo apunta, Miguel Ojeda y Fernando Espinoza serán los nuevos propietarios de Generales de Durango.

Continue Reading

Opinión

Aciertan los Diablos al abrirse de nuevo a los peloteros extranjeros

Published

on

Los Diablos a recuperar la hegemonía (Foto: Diablos Rojos del México)

Las noticias de la última semana en la oficina de los Diablos Rojos del México confirman lo que era un secreto a voces: que se ha dejado de lado la política de jugar con puros nacidos en México y se ha abierto la puerta a peloteros extranjeros. Los puertorriqueños Carlos Corporan y David Vidal fueron anunciados como refuerzos.

Dos temporadas seguidas de los Diablos sin calificar a la postemporada, además del impacto que ha generado en la competencia la libre contratación de jugadores méxico-americanos y la posible ampliación de la cuota de extranjeros por equipo, parece haber orillado al México a la decisión de abrirse nuevamente a los peloteros importados.

Y es que el plan de ir con puros mexicanos puede leerse como un mal cálculo, pues el nivel que los peloteros nacidos fuera del territorio mexicano inyectaron a sus equipos, dejó al México a la vera del camino.

Desde agosto pasado, cuando Roberto Mansur aún formaba parte de los Diablos, el directivo había dejdo abierta la posibilidad de contratar jugadores foráneos. “Puede ser que sigamos con mexicanos nada más, pero puede ser también que nos reforcemos con extranjeros o nos abramos al pelotero mexicoamericano, pero todavía no lo sabemos”, le dijo Mansur a CUARTO BAT.





Sin duda, dos temporadas sin playoffs pesaban como losa en el equipo más ganador en la historia de la Liga Mexicana de Beisbol. Y es que cuando las lesiones aparecieron en el equipo, no hubo forma de remplazar el nivel de los jugadores que se fueron al hule. Sin la intención de contratar peloteros extranjeros, el México tuvo que recurrir a buscar mexicanos en otros equipos o a subir un muchacho de sus ligas de desarrollo. Quizás todo ello ha contribuido para dar marcha atrás en esta filosofía de puros mexicanos.

Por eso me era importante buscar a Francisco “Pollo” Minjarez, gerente deportivo del México para conocer su opinión sobre este cambio. Aunque sus respuestas pueden intepretarse como institucionales al defender el programa de desarrollo de jugadores del México, también deja entrever que el proyecto de puros mexicanos ello pesó de alguna forma.



Al tira y tira con el Pollo Minjarez

¿Se toma esta decisión de volver a contratar extranjeros tras los dos últimos años complicados?

No influyó, porque yo me quedé satisfecho con el sabor de boca que vi con los mexicanos. Fue una temporada larga y difícil. No se cumplió con el objetivo, pero los muchachos crecieron más porque tuvieron más turnos al bate, más innings. Entonces ahorita la cosa es competir con todos los equipos. Se decidió traer extranjeros y fortalecer al equipo y el primer punto es pasar a playoffs, y el segundo ganar campeonatos.

¿Qué tanto complicó al México en la temporada pasada el no poder contratar extranjeros cuando llegaron las lesiones?

Afortunadamente tenemos las academias de ligas menores, que es el gran semillero de jugadores que tenemos Diablos y Guerreros de Oaxaca, pero sí fueron muchas las lesiones. No nos esperábamos tantas lesiones. Se subió gente de la Liga Norte que es donde están más listos e incluso hubo algunos movimientos pequeños que se hicieron con algunos equipos. Sí fue muy complicado porque sí tuvimos alrededor de 9 o 10 jugadores lesionados y suplirlos no era tan fácil porque contábamos con ellos y aparte con esa filosofía de puros mexicanos, además de competir para pasar a playoffs.

¿Ayudará al México si se aumenta la cuota de extranjeros de seis a siete u ocho como se discutirá próximamente en la asamblea de dueños de la LMB?

Si se da ese aumento, tendremos que estudiar bien las áreas que se tienen disponibles (para contratar extranjeros) o si tenemos a los mexicanos que cumplan con esa posición. Si se sube a siete o a ocho, nosotros analizaríamos si nos quedamos con los seis.



¿Viene el puertorriqueño David Vidal para buscar remplazar la contratación de Ramón Urías, el mejor bat de los Diablos en 2017, que se fue a sucursales de Cardenales de San Luis?

No estamos pensando así, porque al final de cuentas vienen otras contrataciones muy importantes más adelante. En Vidal estamos pensando en su bate, que venga a producir carreras, nos gustó mucho ya que puede jugar tercera, segunda, primera e incluso puede ser receptor. Esa versatilidad le da al manager un plus para que donde el lo ocupe, lo ponga. Pero no se está pensando en que él venga a suplir a Urías.

¿Cuáles son las prioridades del México en cuanto a posiciones por reforzar?

Con la contratación de Corporan, que es un cátcher de experiencia, va a venir a ayudar mucho al equipo y va a jalar mucho a los pitcheres, que es lo que queríamos. Va a ayudar mucho a los jóvenes como Valenzuela o Piña, entonces ese es un refuerzo muy importante que es lo primero que estábamos buscando.

De ahí en fuera, creo que podemos ir por un bate zurdo muy importante que ya tenemos hablado, aunque no hay nada concreto, pero ya está un bate zurdo que puede jugar primera o outfield y los demás sí serían lanzadores. Sería extranjero ese bateador.

¿Están estos Diablos para competir con planteles con una gran cantidad de extranjeros y méxico-americanos como los Toros de Tijuana, por ejemplo?

Estamos para competir con la forma en que estamos reforzando al equipo. Pueden venir algunos mexicanos de los que tenemos sus derecho de retorno y con estos extranjeros yo creo que le vamos a competir a cualquier equipo.

Estamos en pláticas con Luis Alonso Mendoza y con el Cochito Cruz, aunque no hay nada concreto. Mendoza está buscando alguna oportunidad en Estados Unidos. Yo creo que si en los próximos 10 días no se le da, lo pudiéramos tener por aquí con nosotros. Con el Cochito también, si no consigue algo en Estados Unidos o en Asia puede integrarse con nosotros.



Dos extranjeros que prometen

Era cuestión de tiempo para que el México se animara a firmar sus primeros extranjeros en más de dos años, y las contrataciones prometen.

David Vidal está bateando bien con Zulia en el invierno venezolano donde batea .319 con corredores en posición de anotar. Un bateador que negocia muchas bases por bolas y tiene poder. De Vidal destaca particularmente la temporada 2016, que jugó en la Atlantic League, la liga independiente de mejor nivel en Estados Unidos y en la que los bateadores que funcionan bien allá, usualmente también lo hacen en la Liga Mexicana. Con Somerset ese año, Vidal bateó para .320 con 26 cuadrangulares.

En la altura de la ciudad de México e incrustado en el corazón del orden al bat, David Vidal puede ser un gran generador de carreras.

En cuanto a Carlos Corporan, como bien lo apuntó Minjarez, es claro que llega por su defensa. Y llega para ser una presencia con veteranía y liderazgo en una posición clave como es el catcheo, en la que los Diablos tienen peloteros jóvenes como Orlando Piña o Ricardo Valenzuela.

De los reportes de scouteo que circulan en internet, destaca de Corporan que es un receptor que tiene una gran habilidad para encuadrar pitcheos que vienen en los bordes de la zona de strike para hacerlos ver como pitcheos buenos y obtener una sentencia favorable del umpire. Buen brazo y buena habilidad para pedir pitcheos. Ofensivamente, es un bateador que batalla con las curvas aunque tiene poder como para pegar 10 0 12 cuadrangulares por temporada.

Es un refuerzo muy necesario para estabilizar la columna vertebral defensiva del México.



Continue Reading

Opinión

Del Forolm, Hitazos y De Pelota a Facebook: La íntima relación del beisbol mexicano y el internet

Published

on

Aunque la Liga Mexicana de Beisbol no lo ha confirmado de manera oficial, ha trascendido que comenzará a transmitir partidos por medio de Facebook Live, un paso que aunque no es nuevo sí es muy significativo del curso de los tiempos modernos en cuanto a medios de comunicación.

Mucho se ha teorizado con el hecho de que la gente se esta alejando de la televisión y se está adhiriendo cada vez más a sus teléfonos y tabletas para entretenerse. Que Facebook está pensando en comprar derechos de transmisión de los grandes eventos deportivos en el mundo para pasarlos en la red social.

Y todo esto tiene lógica. Más cuando hablamos de un deporte que no es protagonista, ni en la televisión por cable ni mucho menos en la abierta. El constante clamor por que pasen beisbol mexicano en la televisión se ha vuelto obsoleto y pocas respuestas encontró en las últimas décadas.

El beisbol mexicano lleva por lo menos 40 años sobreviviendo en los medios alternativos, y no en los masivos. Ahí encontró su supervivencia.

Por eso, la decisión de la Liga Mexicana de Beisbol de apostar más fuerte por el internet como medio de difusión es la correcta. Y es que, si nos detenemos a hacer memoria, encontraremos que en estos 40 años, el internet ha sido el único medio que ha podido captar y retener al aficionado joven en un deporte que muchos siguen señalando de ser para los viejitos.




Cuando el internet llegó a México entre mediados y finales de la década de los 90 y su uso muy lentamente comenzó a generalizarse, el beisbol vivía la época del “oscurantismo”. Difícilmente podían verse juegos en televisión abierta. En esa época, los únicos aliados del aficionado al beisbol, eran la radio y las revistas especializadas mensuales, como aquella última fase que vivió la legendaria Super Hit. Los diarios, dependiendo de la ciudad en la que uno viviera, mandaban al beisbol de Liga Mexicana hasta atrás y en un espacio limitado.

Por eso, conforme el internet fue ganando adeptos, se convirtió en un hábitat instantáneo para los aficionados al beisbol mexicano, que ahí encontraron un espacio de unión, interacción y cierta inmediatez (con las limitantes que la tecnología de aquellos años imponía). Fue una alianza natural. Ante la escasez de espacios en los medios masivos, los aficionados mexicanos al beisbol decidieron abrir los suyos: auténticos nichos de devoción para un deporte ignorado.

Los aficionados al beisbol que hoy rondan los 40 años de edad, estaban terminando su adolescencia en aquella época y tenían acceso al internet en sus escuelas; los más privilegiados, contrataban el servicio para sus casas. Aquel mismo servicio que se conectaba por medio del cable telefónico y que se cortaba cada que le hablaban a tu mamá.

Los primeros portales de beisbol en México

El medio especializado que fue pionero y que se mantuvo con éxito durante varios años fue Hitazos, cuyos primeros vestigios verificables datan del año 2002 y donde en las imágenes que hoy sobreviven en archivos digitales como Wayback Archive, puede consultarse la columna de un muy joven Álvaro Morales, que hoy aparece en los principales programas de ESPN.

Lo que hacía Hitazos es admirable si se toman en cuenta las limitantes que existían en aquella época, pues no había una inmediatez en el procesamiento de estadísticas, la fotografía digital estaba en pañales, ni tampoco existía aún la posibilidad de escuchar las transmisiones radiales de los partidos por internet. Y sin embargo, Hitazos incluía crónicas, noticias, standings actualizados, y un elenco de columnistas que, incluso hoy, serían la envidia de cualquier medio. Combinaba plumas que en aquellos años ya eran establecidas como los ya finados Jaime Rey y Alejandro León, con columnistas más jóvenes que en ese entonces estaban en sus 20 y que hoy siguen vigentes en el periodismo deportivo, como el ya mencionado Álvaro Morales o Alejandro Aguerrebere.

Así era Hitazos.com

Así era Hitazos.com

Otro medio que dejaría huella amplia fue De Pelota, fundado por Jorge Franco y Alejandro Aguerrebere. Fueron precisamente las plumas de ellos las que consolidaron su medio, pues escribían columnas picantes, críticas, y como era un sello característico de Aguerrebere, con ciertos toques de humor ácido e ironía que hacían que los aficionados las buscaran. Ese espíritu que, por momentos era irreverente y contestatario, marcó un claro y muy necesario contraste con el periodismo casi institucional que prevalecía en el beisbol mexicano. Eran precisamente las columnas de sus dos fundadores las que cargaban el medio, pero no eran las únicas, pues se podían leer plumas que hoy siguen vigentes como José Carlos Campos o el actual coordinador de medios de la Liga Mexicana, Gabriel Medina. Además, De Pelota solía estar bien abastecido de noticias y crónicas. Rápido se convirtió en una competencia fuerte para Hitazos.

Así era DePelota.com

Así era DePelota.com

En 2003, una época en que los medios digitales en México empezaban a encontrar forma y consistencia, el beisbol mexicano tenía en De Pelota y Hitazos a dos medios con muy buenas bases.



Forolm: La primera red social de beisbol

Otro medio fundacional de la presencia del beisbol mexicano en internet fue el Forolm, un foro de discusión, que indicó un fenómeno muy interesante porque evidenció el síntoma inequívoco y muy visible de que había una generación de aficionados al beisbol viviendo en el internet y buscando espacios para interactuar.

El Forolm nació gracias a dos términos que hoy son muy socorridos en la jerga del internet: de una forma orgánica y viral. Es decir, nació de la colaboración de los internautas, quienes lo mantuvieron y le dieron fuerza. Y nació de manera orgánica luego de un par de intentos fallidos.

Arturo Suárez, de Tijuana, fue uno de los primeros usuarios de este foro, que como él nos cuenta, no nació como Forolm, sino que su antecedente, que tuvo vida corta, fue en el primer intento de página oficial que tuvo la Liga Mexicana, por ahí de 2004.

“Los primeros vestigios fueron en el foro oficial de la LMB”, recuerda Arturo. “Pero no había moderación y todos se mentaban la madre. Adicionalmente estaba el foro oficial de los Toros de Tijuana, donde participábamos algunos como Rodrigo Veana y Pancho el Toro, entre otros. Esto fue en 2004. Cuando nacen los Potros de Tijuana (en 2005) nos movimos a ese foro, pero por diferencias entre los integrantes, Rodrigo Veana hace el FOROLMB inicialmente, para después invitar a los de la LMP y lo cambia a FOROLM”.

Eran los años en que nacían las primeras redes sociales, antes de Facebook y Twitter. Sitios como Hi5, MySpace o Fotolog peleaban por ganar la supremacía en México, pero ninguno logró congregar a los aficionados del beisbol mexicano para interactuar. Sí lo hizo el Forolm, que se convirtió en una especie de red social. Un espacio que estaba clasificado en salas de discusión general de beisbol, y otras salas destinados a cada uno de los equipos del beisbol mexicano, lo mismo de la LMB que de la LMP y Grandes Ligas.

Por miles llegaban los aficionados a dialogar, interactuar y convivir alrededor de su equipo favorito, y alrededor de un deporte que seguía ignorado por los medios masivos. Incluso lograban organizarse para conocerse en persona e ir juntos al parque de pelota.



La llegada del monstruo Facebook

Poco a poco, y con el paso de los años, el Forolm fue siendo devorado por el monstruo en el que se convertiría Facebook, que rápido empezó a entregar los formatos para que la gente creara sus propios rincones beisboleros, con páginas para sus equipos y grupos de discusión que rápidamente emularon las funciones que hacía el viejo foro. Además, Facebook se convirtió en el gran centralizador de publicaciones de medios, y todo lo que se publicaba en prensa alrededor del beisbol mexicano terminaba en Facebook. Eso le permitió la supervivencia a los nuevos portales especializados que habían nacido primero como revistas impresas, como fueron Puro Beisbol y Extra Beisbol.

La propia evolución de Facebook fue jalando al beisbol mexicano. El siguiente paso significativo fue la llegada de Facebook Live que permitió que comenzaran a transmitirse partidos en vivo, aunque los primeros que lo hicieron en el beisbol mexicano lo hacían de forma ilegal como Pura Kura, pero fue tal el éxito que rápido empezaron varios equipos a transmitir sus partidos en sus páginas oficiales. Hoy, la LMB intenta darle cierta organización que antes no existía para esas transmisiones por Facebook Live y buscar sacar un beneficio económico de ello.

No es casualidad que hoy, el medio especializado más influyente en el beisbol mexicano no esté en la televisión ni en la radio. Aunque tiene revista impresa, su principal fuerza está en el internet y se llama Puro Beisbol.

Es un paso acertado y natural. El futuro, como el pasado reciente del beisbol mexicano, no es la televisión. Es el internet: las redes sociales. Ahí está todo. Están las transmisiones por radio, las publicaciones de las revistas especializadas, los aficionados jóvenes de cada equipo. A menudo, llegan a interactuar más aficionados en la publicación de cierto equipo en Facebook que las que asisten al estadio de ese mismo equipo en una noche cualquiera. Y sobre todo, es ahí donde vive y convive la mayor cantidad de aficionados al beisbol.

 

Continue Reading

Lo más caballón