in

Lo que se juega Javier Salinas con la nueva pelota oficial de la LMB

Javier Salinas

La Liga Mexicana de Beisbol anunció que, a partir de este año, se jugará con una marca diferente de pelota. Se dejará de utilizar Rawlings y ahora Franklin produce la pelota oficial del circuito.

Javier Salinas dobla la apuesta

Javier Salinas, presidente de la LMB, ha doblado la apuesta con otra decisión arriesgada, agresiva.

El año pasado, Salinas y la asamblea de dueños optaron por un calendario de dos torneos cortos por año. Apenas terminó la segunda temporada corta, y ante el disgusto de un gran sector de los aficionados y peloteros, se anunció que el experimento terminaba ahí. Se volvería al formato usual de un torneo largo por año.

Rumbo a su segunda temporada completa de gestión, Javier Salinas va con otra decisión fuerte y que ha levantado polvareda: cambiar la pelota oficial de juego de la LMB.

Las razones detrás del cambio

De lo que ha trascendido, Rawlings se negaba a ser un patrocinador y quería ser solo un proveedor al que se le compraran las pelotas. Franklin, por el contrario, aceptó un esquema que parece ir más en el concepto de patrocinio. Es decir, Franklin pagaría por ser la pelota oficial; Rawlings no quiso hacerlo.

Desde el punto de vista estrictamente comercial, la decisión tiene toda la lógica del mundo. Pero desde lo deportivo, acarrea un enorme riesgo. La pelota es el corazón del juego; una pelota diferente puede alterar todo el beisbol tal como lo conocemos en la liga.

Lo que se juega Salinas

La cautela con la que la noticia ha sido recibida en amplios sectores de la opinión pública es entendible. La pelota Franklin no se ha puesto en juego, y hay todo tipo de preocupaciones. Pero si el cambio no resulta favorable dentro del terreno, Javier Salinas volverá ser el blanco de las críticas.

Aunque la decisión de los torneos cortos fue votada y avalada por los presidentes de los clubes, fue Javier Salinas quien absorbió todo el desgaste. La decisión no fue solo suya, sino colectiva, pero aun así, las críticas fueron para él. Los presidentes de equipos lograron resbalar mucha de la responsabilidad.

Con la pelota pasaría lo mismo si no resulta una buena decisión, aunque en este caso si recaería una mayor responsabilidad en Salinas.

Lo que sí preocupa de la Franklin

Pese a las críticas en su primer año de gestión, decimos que Salinas ha doblado la apuesta, porque sigue corriendo riesgos.

Se hará un cambio de pelota sin haberla puesto a prueba en modo de juego en alguna liga de desarrollo. Eso habría permitido tener indicadores más claros para saber cómo se comportará la pelota.

Eso sí es criticable.

¿Qué nos dice la historia sobre los cambios de pelota?

Pero en cuanto a lo demás, no necesariamente hay fundamentos para pronosticar un desenlace funesto con la nueva pelota.

Las posiciones más críticas, traen a la mesa el caso de la pelota Comando. Fabricada por la firma mexicana Deportes El Tigre, la Comando se usó a mediados de los 80. Precisamente con esa pelota, fue que Jack Pierce rompió el récord de 46 cuadrangulares que estaba en poder de Héctor Espino desde 1964. Pierce conectó 54 con la Comando en 1986.

Se suele citar a la Comando como el elíxir de los bateadores. La pelota que tanto dañó al beisbol mexicano; la que tanto abarató los récords. Para la LMB, los años de la Comando son el equivalente a la Era de los Esteroides en las Grandes Ligas.

Sin embargo, hay mucho de mitológico en ello. Hay otras temporadas en que se batearon más jonrones por partido. En CUARTO BAT hicimos un estudio estadístico para encontrar la temporada en que más jonrones se pegaron por encuentro.

La Rawlings voladora

Y esa temporada, en la que se batearon más jonrones en promedio por partido, fue la de 2005. La segunda temporada que se jugó con la pelota Rawlings.

En 2005, en toda la liga, hubo 46 bateadores que pegaron arriba de 15 jonrones, de los cuales 27 tuvieron más de 20 cuadrangulares, y 8 pegaron arriba de 30. Todo ello, en un rol de 110 juegos.

Encontramos seis temporadas en que se batearon más jonrones por partido que en 1986, cuando se usó la pelota Comando. Es decir, que las primeras Rawlings que se utilizaron en México, volaban más, incluso, que la Comando.

Decenas de marcas como pelota oficial

A lo largo de la historia, se han usado decenas de marcas como pelotas oficiales de la LMB. En los 40 y 50 se utilizaba la pelota Rabbit, mientras que en los 60 y 70 se usaba Spalding. En los 80, se jugó con la Comando de El Tigre; y en los 90 se jugó con la marca mexicana Aztlán. Y desde 2004, se había jugado con una versión de la Rawlings fabricada en China, mientras que la de Grandes Ligas se fabrica en Costa Rica.

La pelota Rabbit con que se jugaba en los 40
La pelota Rabbit con que se jugaba en los 40

Es decir, el cambio de pelota no necesariamente es sinónimo de calamidad, ni tampoco es algo inédito en la historia de la liga.

Primero, habrá que ver cómo se comporta la Franklin. Entonces se podrá emitir un juicio. Sin embargo, no hay duda de que Javier Salinas se juega muchas cosas con la nueva pelota de la LMB.


César González Gómez

Written by César González Gómez

Fundador y Director Editorial de CUARTO BAT. Investigador de los orígenes del beisbol en México.

Manny Machado

¿Vale Manny Machado 300 millones de dólares?

Nicho de los Inmortales en el Salón de la Fama

El Salón de la Fama como un Campo de los Sueños: Alfredo Harp lo construyó y ellos llegaron