in ,

Los 12 pasos para entender el infierno: Lo que aprendimos en la serie inaugural del Estadio Alfredo Harp Helú

Estadio Alfredo Harp Helu (foto: Enrique Gutiérrez)

El fin de semana ha terminado. Y con él también pasó a la historia la esperada serie que cortó el listón para uno de los eventos deportivos más anticipados de los últimos tiempos en la capital nacional: la inauguración de la casa de los Diablos Rojos del México. El impresionante estadio Alfredo Harp Helú ya está en operación.

Hasta día de hoy, martes 26 de marzo de 2019, alrededor de 40 mil personas ya conocieron el interior del inmueble más moderno y espectacular que ofrece nuestra querida Ciudad de México (y sin duda uno de los mejores del país y de toda Latinoamérica). No obstante, en una urbe de 9 millones de habitantes, esta cifra sólo corresponde como al 0.5 por ciento de la población estimada. Sobra decir que miles de aficionados aún esperan ansiosos la oportunidad de observar en persona este majestuoso escenario.

La serie de apertura ante Tigres está cada vez más cerca. Y seguramente la nueva casa de la novena escarlata también presumirá llenos espectaculares.

Por lo mismo, no está de más contemplar algunos aprendizajes que, como aficionados, nos dejó el fin de semana inaugural. Con esto, podremos mejorar nuestra experiencia e ir preparados para lo que nos espera.

Así que aquí van 12 impresiones y tips sobre el estadio Harp Helú, para que el fin de semana del 5 al 7 de abril no nos sorprendan con una curva en nuestra caja de bateo.

1.El acceso a cualquier localidad es a través de la puerta ocho o nueve de la Ciudad Deportiva. Recomiendo entrar por la ocho ya que por la otra tienen que rodear por zonas de construcción (tierra, varillas, mantas, etc.), y al final van a llegar justo donde está la entrada ocho, para ya de ahí caminar al estadio.

2. Desde el metro Puebla no es tan cerca como parece. Se ve como si el recinto estuviera a unos pasos de la estación, pero esto es engañoso pues van a tener que caminarle unos 10-15 minutos (depende su paso). Así que calculen bien sus tiempos.

3. Lleguen muy temprano. Sobre todo, si quieren entrar a la mega tienda oficial, que es un enorme almacén de dos pisos que tiene infinidad de cosas alusivas a los Diablos Rojos. El primer día fue lo primero que hice al ingresar justo cuando abrieron las puertas, y afortunadamente pude ver la tienda sin algún problema. Eso sí, me formé durante alrededor de 20 minutos a la hora de pagar. Momentos más tarde, justo faltando media hora para el comienzo del juego y hasta el final del mismo, las filas para entrar al establecimiento eran enormes y muchos artículos ya estaban agotados.

4. Si su asiento se encuentra en la zona de jardines van a poder recorrer todo el estadio sin problema. Podrán caminar por sus pasillos, recorrer las tiendas, subir y bajar a su antojo, etc. No así si se ubican en butacas laterales o centrales, ya que igual van a poder caminar por el amplio corredor pero no los van a dejar ingresar a los jardines (esto es una mala noticia para quien quiera ir a la práctica de bateo).

Esto es algo muy curioso, y que casi nunca me había tocado presenciar, ya que por lo general funciona al revés: el que más paga más libertad tiene. Por otro lado, el acceso por la puerta principal sólo es para quien cuenta con boleto de butacas. Si te encuentras en jardines tienes que rodear el inmueble y entrar por la parte trasera.

5. Aún falta instalar las televisiones. Espero que sea algo temporal y que próximamente las monten ya que no hay ni una en todo el parque (tienda, pasillos o locales de comida). 

Es decir, que mientras estás formado esperando tus alimentos, comprando o caminando por el vestíbulo, no tienes ni idea de lo que está pasando en el campo. Es súper frustrante escuchar a la gente corear. Entiendo que esto va más allá de levantar un pedido con 100 pantallas, pues se requieren soportes de metal y circuito cerrado para que todas transmitan lo mismo, pero haberlas tenido listas para el juego inaugural hubiera significado un gran detalle para el aficionado.

6. Traten de comprar su comida antes del juego. Las filas con el partido comenzado son larguísimas (desde media hasta una hora de espera), y como mencioné, no hay ni una sola televisión para saber qué está pasando mientras escuchas a la gente reaccionar con emoción.

7. La oferta de comida se amplió muchísimo. Por supuesto, aún existen los tradicionales tacos de cochinita. Pero, sumado a esto, al menú se sumaron varios alimentos insalubres pero sabrosos: jumbo hot dogs cubiertos de chili y queso, baguettes, Phillycheese steaks, y demás. El Estadio Alfredo Harp cuenta ahora con una de las mejores ofertas de comida dentro de un estadio. Además, hay diversos bares y stands de bebidas. Lo mejor: ¡ya aceptan tarjeta en casi todos los establecimientos!

8. ¡Ya hay también cajero automático! También ya existe un cajero automático al interior del Estadio Alfredo Harp para poder sacar dinero en efectivo. Se encuentra a un lado de la tienda oficial.

9. Las cámaras entran sin problema. Me dio gusto ver a gente tanto con sus GoPro como con sus Réflex. Yo llevé la mía ambos días y entré sin alguna complicación.

10. No hay museo de la fama (por ahora). En el proyecto lo prometieron y los de la construcción llegaron a hablar de él en entrevistas. Por lo visto, aún no lo han terminado. Dicen que estará listo a más tardar en agosto de 2019. Se ubicará en una de las pirámides que luce vacía y cuyo interior se encuentra en obra negra.

11. Las pantallas están súper desaprovechadas. Urge que encuentren un animador como el que había en el Fray Nano. Ahora sólo se limitan a mostrar el marcador, uno que otro anuncio y a poca gente de forma aleatoria. ¿Dónde quedaron las dinámicas? ¿Los juegos con la gente? ¿Las distintas secciones de interacción entre innings donde convivían animador, pantalla y público?

12. La salida del estadio es un caos. La directiva tiene que pensar en algo para solucionar este problema, pues se hace un cuello de botella mortal. La única vía de salida peatonal topa de frente con un puente, y en caso de una emergencia se convierte en una trampa mortal. Aquí sí, imagínense que van en el metro: carteras y celulares, cuídenlos bien.

Estos fueron 12 puntos que rescaté a través de mi experiencia como aficionado en la serie inaugural del estadio Alfredo Harp Helú. Espero que hayan sido de ayuda para la planeación de una visita al Diamante de Fuego, un escenario que, aunque impresionante, como todo lo nuevo aún falta que le agarremos el modo, nos familiaricemos con él y aprendamos a sacarle el máximo jugo.

La expresión “¡Váyanse al infierno!” nunca había tenido una connotación tan positiva como en estos últimos días.

Yasser Trujillo

Written by Yasser Trujillo

Yasser visita los estadios deportivos del país reseñando sus instalaciones, oferta de comida, historia y experiencia del aficionado. Lo hace desde su canal de YouTube en Odisea en el Estadio.

Andrés Manuel López Obrador

¿De dónde surgieron los abucheos a López Obrador en el Estadio Alfredo Harp Helú?

Alfredo Harp en su primera temporada con Diablos en 1994

El secuestro de Alfredo Harp y la negra mañana que cimbró a los Diablos Rojos del México