in ,

Las 4 claves de la derrota para los Charros en su debut en Serie del Caribe

Charros de Jalisco en la Serie del Caribe

Los Charros de Jalisco cayeron en el primer partido de la Serie del Caribe 2019 por pizarra de 5 a 1 frente a los Cardenales de Lara, de Venezuela.

Dos episodios de titubeos en el pitcheo y una ofensiva nula marcaron el derrotero del encuentro.

Aquí las claves del encuentro

1.Una joya que se le descompuso a Orlando Lara

Orlando Lara parecía salir en la misma forma que tuvo en el Juego 5 de la Serie Final de la LMP cuando se vio absolutamente dominante con 8 innings de acción y 2 hits sin permitir carrera.

En los tres primeros innings ante los Cardenales de Lara, Orlando estuvo mandón. Solo requirió de 29 pitcheos para transitar los tres primeros episodios, y 22 de ellos fueron para dominar. Fueron tres episodios sin hit ni carrera.

Pero en el cuarto inning, Lara perdió la brújula. Hizo 33 pitcheos y solo 15 fueron para dominar. Golpeó a uno, dio dos bases por bolas, y le pegaron dos hits.

Ahí mismo fue removido de la loma. El daño para Lara quedó en dos carreras, que aunque no fue tanto, sí marcó el ánimo del partido. El primer abridor no había podido completar una salida de calidad. Y había que recurrir temprano al bullpen.

A Orlando Lara se le descompuso una joya
A Orlando Lara se le descompuso una joya

2. Los contrastes del relevo intermedio

Si la herencia que dejó Orlando Lara no fue más dañina es porque Jesús Anguamea entró contundente. Retiró el tercer out del cuarto inning con las bases llenas para apagar el fuego haciendo solo 5 lanzamientos.

Se antojaba que Anguamea pudiera salir al quinto inning a seguir su labor por la baja cantidad de lanzamientos, pero ya no salió.

El manager Roberto Vizcarra recurrió a Alex Delgado que retiró en orden el quinto episodio con 20 lanzamientos. Hasta ese momento el relevo intermedio tenía a México en la pelea.

La ofensiva mexicana había logrado hacer una carrera en el quinto inning, y el juego estaba 2 a 1 en contra de los Charros.

Alex Delgado volvió a salir para el sexto inning. Con un out, dio un pasaporte y le pegaron un doblete. Luego en rodado al cuadro entró la tercera carrera venezolana.

Ahí salió Delgado y entró Francisco Moreno, a quien el primer bateador al que enfrentó le dio un cuadrangular de dos carreras, que puso la pizarra 5 a 1, y resultó definitivo.

Roberto Vizcarra dirigió a su pitcheo con poca paciencia. No lo dejó demasiado tiempo cuando les hacían daño. Y eso impidió daños mayores. Pero esa misma premura la mostró al sacar tan pronto a Anguamea, quien pudo haber seguido más tiempo en la loma.

No fue un manejo de pitcheo catastrófico, pero sí algo apresurado.

3. Una ofensiva estéril

Lo más crítico de los Charros estuvo en la ofensiva. Solo pudieron pegar 5 imparables en el juego.

Nunca pudo México ligar su ofensiva. Solo tres mexicanos llegaron a pisar la segunda base y siempre dispersos en innings distintos. Ramón Ríos y Amadeo Zazueta legaron a segunda con sendos dobletes, pero se quedaron en base.

El otro mexicano que llegó a pisar la segunda base fue Agustín Murillo, pero más de forma riñonuda que con explosividad. Pegó sencillo y tuvo que robarse segunda, avanzar a tercera en error, y luego anotar en rodado dentro del cuadro.

Es decir, que Agustín Murillo tuvo que sacarle el jugo máximo a un sencillo para poder anotar la única carrera mexicana.

El lineup mexicano no pudo negociar una sola base por bolas. Como equipo solo dejaron 3 hombres en base, un duro testimonio de la dificultad que hubo para llegar a las almohadillas.

Las dos cortas fases de inestabilidad en el pitcheo mexicano cobraron mayor repercurión gracias a la nula capacidad de respuesta de la ofensiva.

Solo tres corredores pudieron llegar a la segunda almohadilla
Solo tres corredores pudieron llegar a la segunda almohadilla

4. Un estadio que exige imaginación

En la transmisión televisiva se evidenció lo obvio: la pelota no corre en el Estadio Rod Carew. El estadio parece estar en el fondo de una cañada, no sopla el viento, y los batazos se mueren rápido en el aire.

Pero la bola no corre ni por arriba ni por abajo. El pasto se percibe espeso, pastoso, los roletazos no cobran velocidad en el rebote.

Esta Serie del Caribe va a requerir de imaginación, velocidad y astucia. Por lo tanto, Alonzo Harris, el primer bat del representativo mexicano, deberá tomar mayor protagonismoluego de irse en blanco en el primer partido. Lo mismo se esperaría de los peloteros más vivaces del lineup como Agustín Murillo, Amadeo Zazueta o Ramón Ríos.

Alonzo Harris deberá ser protagonista en Panamá
Alonzo Harris deberá ser protagonista en Panamá


Jerseys de México en la Serie del Caribe

Los jerseys de México en la Serie del Caribe

Adrián González en Serie del Caribe

Las 10 mejores actuaciones de bateadores mexicanos en la historia de Serie del Caribe